VOD

Der Samurai

Un Samurai raro, raro, raro...

Der Samurai

Un samurai vestido blanco acecha amenazante en el bosque, a la espera de caer sobre un pueblo inocente en las aguas estancadas lodosas del rural este de Alemania. Muchas cabezas han rodado con cada golpe de su espada. Jakob, un policía, se encuentra cada vez más impotente ante el incesante goteo de víctimas a manos del salvaje Samurai. Los dos entran en una extraña espiral de locura y Jakob se ve obligado a enfrentarse a sus propios impulsos carnales, los cuales siempre ha intentado reprimir.

Dirigida por el alemán Till Kleinert y presente en la próxima edición del Festival de Tribeca, Der Samurai parece una de esas películas ante las que nunca sabes muy bien cómo reaccionar. De hecho siempre es complicado enfrentarse a un tráiler como el de Der Samurai. Por un lado hay cosas que irremediablemente te atráen. Visualmente parece una película poderosa. La historia que cuenta tiene visos de resultar ciertamente original. Hay algo de subyugante, de intrigante en la propuesta… a pesar de no tener ni idea, una vez visto el tráler y leída la sinopsis, sobre de qué coño va el asunto. Y sin embargo, a pesar de todo ello, también tienes la sensación de que todo puede llegar a ser tan raro, tan surrealista, tan pretendidamente freak, que corre el serio riesgo de convertirse en una película inaccesible. Las primeras reseñas publicadas de Der Samurai (todas ellas, en general, muy positivas) participan, en cierta medida, de ese desconcierto, siendo incapaces de ubicarla en un género concreto: thriller psicológico, drama introspectivo, terror… Seguir leyendo…

Maldito Amor

Slasher, giallo, comedia... ¿chileno?

 photo maldito_amor_exterior_zpsb5dd353e.jpg

Un grupo de adolescentes ve arruinada su noche de graduación cuando se descubre el asesinato de su maestro Marion a dos días del gran evento. Por los pasillos del instituto se rumorea que el asesino es un maniaco sin rostro, pero todos sabemos que los chicos jóvenes son especialmente sensibles a las habladurías, ¿verdad? Arturo, ajeno a los chismes, está destrozado pero no por la muerte de su profesor: estaba esperando el baile de graduación como excusa para declararse a la chica de sus sueños, María Elena, que acaba de comenzar una penetina relación con un mago misterioso. Aunque no todo está perdido, Arturo comienza una amistad con Beatriz, la chica más popular de la escuela, con el objetivo de poner celosa a su particular Ginebra. Lo que Arturo no sabe es que el loco sin rostro ha puesto nombre a sus mejores cuchilladas: y serían los de sus amigos. Así que si quiere llegar entero y verdadero al baile de graduación deberá resolver el misterio del asesino sin cara.

Desde Chile, el director de comedias Gonzalo Badilla enrola a su hermano Santiago como guionista y protagonista para verter en un largometraje su visión del cine de horror, del cual se declara fan irredento. Intentando arropar un típico slasher con el envoltorio del giallo, nos presenta una trama con fuertes dosis de comedia romántica anunciada como fiel homenaje a Carpenter, Argento, Fulci, Craven, Cronenberg y Hitchcock. Una lista de grandes clásicos que al menos ve reflejado su sabor añejo en la típica trama que su sinopsis desgrana con excesivo detalle. Seguir leyendo…

Retornados

No son zombis... pero tampoco humanos

retornados

Ver ficha completa

  • Título original: The Returned
  • Nacionalidad: España | Año: 2013
  • Director: Manuel Carballo
  • Guión: Hatem Khraiche
  • Intérpretes: Emily Hampshire, Kris Holden-Ried, Shawn Doyle
  • Argumento: La humanidad convive con los “Retornados”, gente de apariencia normal que ha sido infectada por un virus devastador. Sólo la inyección diaria de una Proteína evita que se transformen en zombis.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

retornados

Por aquél entonces contaba yo a la sazón veintiún años y desde entonces han transcurrido casi otros tantos. ¡Jesús, cómo pasa el tiempo! El caso es que paseaba una bonita tarde estival por la una de las avenidas comerciales de mi ciudad natal cuando observé a un chico y una chica ataviados con sendas camisetas blancas con un extraño y enorme lazo carmesí estampado en las mismas, recolectando firmas entre los transeúntes. Pensé al instante que no eran más que otro par de soñadores altruistas en busca de la enésima causa perdida. Un servidor suele huir de este tipo de loables iniciativas pues considero muy hipócrita por mi parte eso de plasmar una firma para simplemente tranquilizar mi conciencia y acostarme por la noche creyendo haber realizado la buena acción del día. Porque desde aquí os digo que la tan aclamada “Iniciativa Legislativa Popular” que requiere nada menos que medio millón de firmas para presentar una Propuesta De Ley ante el Parlamento, se queda siempre en un mero acto simbólico en este país cainita llamado España donde o cortas el tráfico de una autopista quemando neumáticos y montando barricadas o no te escucha ni Dios. Y luego claro, que somos todos unos vándalos y unos “antisistema”.

Pues bien, por mucho que intenté evadirme, cometí el “error” de realizar “contacto visual” con la chica y descubrí en ella una mirada de infinita tristeza rebelde que captó de inmediato toda mi atención. Poseía además una efímera hermosura, con una belleza propia de las flores de temporada en proceso de marchita evanescencia. Me explicó que la iniciativa consistía en hacer llegar al mundo medicamentos para combatir una terrible e incurable enfermedad que ella también padecía y que estaba diezmando a la población. Tras otorgarle mi más sincero apoyo, me ocurrió lo que considero es lo más terrible y tierno que me ha sucedido nunca. Justo cuando iba a proseguir mi camino, me detuvo con una de sus delicadas manos, quizá porque vio algo en mí que sólo personas como ella eran capaces de observar, y tras dejar su carpeta en el suelo en mitad de la céntrica calle me preguntó si podía pedirme un favor. Ignorando a qué podía referirse le respondí cortesmente que no faltaba más. Y fue entonces cuando ella con un tono de voz algo temeroso me confesó: “Me gustaría poder darte un abrazo”. Tras el shock inicial, acerté a balbucear apenas un “desde luego” y os juro por lo más sagrado que en ese momento la quise, notando su frágil cuerpo contra el mío y la calidez de su aliento en mi hombro. En ese instante tan infinito que duró más que un relámpago, amé con toda mi alma a esa completa desconocida. Seguir leyendo…

Lo mejor: Su atípica y cruda visión socio política del zombi como víctima y no como verdugo.

Lo peor: Que pocos sabrán degustar su aguda segunda lectura ácida y su analogía crítica sanitaria.

Escaping the Dead

Apocalipsis zombi en Dinamarca

escaping the dead

David es el traficante de marihuana local. Es de ese tipo de distribuidores que fuma más de lo que vende. Mientras el país es golpeado por una nueva droga mortal, a David y su socio Ahmir les ofrecen un alijo de cocaína a un precio excepcionalmente bajo, un ofrecemiento que ven como una excelente oportunidad para ganar mucho dinero en el gran concierto tecno del próximo viernes. Pero la cocaína resulta que tiene un terrible efecto secundario que crea un brote zombie que se extiende a través de toda la ciudad de Copenhague.

¿Recordáis la historia de Ronald Poppo? Popps era un mendigo, un homeless que transitaba las calles de Miami y que un mal día fue atacado por un tipo desnudo que se encontraba bajo los efectos de una nueva droga llamada Krokodil (también conocida como “sales de baño”). El resultado de la agresión fue que aquel tipo prácticamente devoró la cara de Ronald Popps durante el salvaje ataque que duró alrededor de 18 minutos. El asaltante, finalmente, fue abatido a tiros por la policia. Muchos medios de comunicación se apresuraron a señalar aquel salvaje suceso como “el primer ataque zombi real y documentado”. Pues bien, por lo visto este terrible acontecimiento ha servido de inspiración al director danés Martin Sonntag para llevar a cabo Escaping the Dead, su particular visión de cómo la capital danesa sucumbe al apocalipsis zombie por obra y gracia de un par de patanes que trafican con una droga que desencadena la tragedia. Que yo sepa es la primera vez que veremos Dinamarca asolada por una horda de zombis hambrientos… o con el mono… o con lo que sea. Seguir leyendo…

The Hanover House

Ella te espera

 photo Hanover_house_exterior_zps5e765fb5.jpg

Volviendo del funeral de su padre, Robert Foster se enfrenta con lo inimaginable: accidentalmente atropella a una joven. En un desesperado intento por salvarla, busca ayuda en una granja cercana. Poco podía imaginar que aquella ominosa casa había estado esperándole durante mucho tiempo. Una vez dentro, Robert deberá enfrentar sus demonios personales en un intento de salvar su vida y la de su mujer, que también le acompaña. Sólo hay un pequeño problema: la casa Hanover permitirá la salida de una única persona con vida.

Como una historia de fantasmas de la vieja escuela se nos presenta la independiente y norteamericana “The Hanover House”, el largometraje debut de Corey Norman, que también escribe el guión. Pese a no arriesgarse a la hora de presentar su argumento, el tráiler ofrece bastantes sensaciones positivas; por ejemplo, su acabado luce superior a lo esperado de 22.000 dólares, que es el presupuesto oficial con que se maneja. Amén de una dirección y fotografía muy respetable si tenemos en cuentas que el señor Norman y su equipo, incluido su desconocido elenco, tienen a sus espaldas únicamente cortometrajes como experiencia. Seguir leyendo…

Psicosis Mortal

El verdadero Borgman

Psicosis Mortal

Ver ficha completa

  • Título original: The Vagrant
  • Nacionalidad: Francia, USA | Año: 1992
  • Director: Chris Walas
  • Guión: Richard Jefferies
  • Intérpretes: Bill Paxton, Michael Ironside, Marshall Bell
  • Argumento: Graham se muda a su recién adquirida casa sin saber que tendrá que enfrentarse a su anterior inquilino: un vagabundo demente y nauseabundo que acabará con su cordura.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo Vagrant_exterior_zps76efeb64.jpg

Un vagabundo deforme y cabrón se dedica a destrozar la mente de un pobre programador a punto de ser ascendido a senior.

Querría presentaros una de esas comedias negras salvajes que, tal vez por pertenecer a la primera mitad (1992) de una década maldita como los noventa, permanece bajo los radares de los aficionados al cine de terror. No exenta de caspa, pues el extremo colorido de sus personajes roza el ridículo antes que la broma, “Psicosis Mortal”, conocida en su país natal como “The Vagrant” – el vagabundo –, es una cinta muy a tener en cuenta si lo que queréis es echaros unas buenas risas con los amigos, sin más trascendencia, justo de la misma forma que lo consiguiesen obras del mismo corte como “Very Bad Things” o “Tu asesina que nosotras limpiamos la sangre”. Aunque me gustaría hacer notar que la película que hoy nos ocupa tiene un estilo mucho más chabacano y barato, lo que no es directamente peor; simplemente también se emparenta con la década anterior, los 80, por su acabado artístico.

Como curiosidad fijaos que el argumento preludia la conocida cinta holandesa ganadora de la anterior edición del festival de Sitges: “Borgman”. Y lo hace por aquello de ofrecernos el relato de una vida normal destrozada por la violenta irrupción en su día a día de un vagabundo con intenciones desconocidas. No obstante, este sería el único paralelismo, pues el tono de ambas es bien distinto, teniendo la cinta holandesa un tufillo intelectual que para nada defiende “Psicosis Mortal”, mostrándose esta última como un ejercicio más descerebrado y grotesco donde cuesta ver cualquier tipo de crítica social. Seguir leyendo…

Lo mejor: La caracterización del vagabundo y la atmosfera de la viva fotografía. ¡Y diablos, básicamente es muy divertida y cruel!

Lo peor: Una narración confusa a la que no ayudan ciertos histrionismos de los actores, especialmente Paxton, haciendo de varias escenas pura vergüenza pueril

Forgetting the girl

La mancha de la mora con otra verde se quita

forgetting the girl

Ver ficha completa

  • Título original: Forgetting the girl
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Nate Taylor
  • Guión: Peter Moore Smith
  • Intérpretes: Christopher Denham, Lindsay Beamish, Elizabeth Rice
  • Argumento: Kevin Wolfe tiene un pequeño estudio donde realiza álbumes y books fotográficos a chicas aspirante a actrices o modelos
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

forgetting the girl

La cinta de la que me gustaría hablaros hoy es un thriller psicológico independiente que, pese a lo modesto de su planteamiento, ha logrado mantenerme atento e interesado a lo largo de todo su recorrido. Su director, el debutante Nate Taylor, consigue una factura excelente en lo que a imagen y actuaciones se refiere en una historia intrigante cargada de dramatismo y fatalidad romántica que, lejos de hacer de ella un título ñoño, termina de cuadrar una experiencia muy recomendable.

Kevin Wolfe (Christopher Denham) tiene un pequeño estudio donde realiza álbumes y books fotográficos a chicas aspirante a actrices o modelos. Su vida rodeado de jóvenes bellezas contrasta con su incapacidad para relacionarse con ellas de un modo natural… algo que, sospecha, le viene de la traumática experiencia que vivió de pequeño al presenciar el ahogamiento de su hermana en una piscina. Convencido de que una relación duradera con una mujer es el bálsamo que curará todas sus cicatrices se lanza a proponer citas a todas sus clientas; pero las pocas que consienten en conocerlo mejor terminan rápidamente rompiendo, generando en Kevin una nueva cicatriz que curar. La única mujer realmente interesada en lo que nuestro protagonista reclama, su ayudante Jaime (Lindsay Beamish), resulta para su desgracia invisible a los ojos del fotógrafo…

Narrada a modo de flashback, Forgetting the girl recuerda y recoge aromas de El fotógrafo del pánico, de Taxi driver (que últimamente asoma aquí y allá en el cine que veo) e incluso de Psicosis, pero su guión logra entidad propia gracias al trabajadísimo estudio de los personajes que profundiza mucho más de lo que suele ser habitual en este género. Con ello consigue que el espectador entre de lleno en su trama y sufra con los giros de la cinta y sobre todo con su demoledora conclusión. No sé si fue por esta sensacional profundidad de los personajes, o porque la ciudad de Nueva York, con sus localizaciones y su fotografía, termina por ser un personaje más en la trama; pero lo cierto es que viendo la cinta no dejaba de asociar el título a la manera de hacer del director Woody Allen en su faceta más seria. Seguir leyendo…

Lo mejor: Excelente factura y actuaciones. Pese a tener una sólo escena violenta, los personajes logran que esta sea realmente impactante.

Lo peor: No es una cinta que encaje en un género determinado y eso puede jugar en su contra. Tanta explicación sobre el episodio de la infancia es un tanto convencional.

Stage Fright

El espectáculo debe continuar...

stage fright

“Scream” conoce a “Glee” en esta comedia negra musical acerca de una adolescente soñadora llamada Camilla Swanson que aspira a seguir los pasos de su madre, una auténtica diva de Broadway. Sin embargo, Camilla se vé atrapada en su nuevo trabajo de cocinera en un campamento de artes escénicas. Decidida a cambiar su destino, se cuela a la audición para la obra de verano y consigue un papel principal en la obra. Pero al tiempo que se inician los ensayos, la sangre comienza a brotar.

Supongo que la comparación con Scream y con la serie Glee será del todo acertada (aunque reconozco que, a pesar de ser un entusiasta del género musical, jamás he visto un solo episodio de Glee), pero aprovechando que el asesino de Stage Fright se esconde bajo una máscara kabuki, permitidme que saque a pasear mi lado más freak y me acuerde del gran Sgt. Kabukiman NYPD (1991), el antihéroe de la Troma que a principios de los 90 compartía protagonismo en la mítica productora junto a nuestro queridísimo Toxic Avenger. Y puestos a viajar al pasado comentar, de pasada, que Stage Fright también me ha traído ecos de Aquarius (1987), el espléndido y salvaje slasher de Michele Soavi en el que un asesino con máscara de búho (o lechuza) montaba una masacre entre bambalinas. De hecho, en el mercado anglosajón a Aquarius se la conoció bajo el título de Stage Fright. Seguir leyendo…