VOD

En Rojo y Negro

Nuestra gran amiga y colaboradora Alicia Domínguez/Missterror nos obsequia con otro extraordinario relato corto titulado En Rojo y Negro, que lleva la obsesión por los colores hasta límites insospechados. No os lo perdais. Y si todavía no lo habéis echo, dadle una oportunidad a su anterior relato, El Amor Duele.

Bitch Slap (6)

Vídeo promocional para Bitch Slap

Sí, sí… lo sé. Sé perfectamente que a estas alturas corro el riesgo de ser considerado un degenerado y un salido. Sé que da la impresión de que me paso el día hablando de Bitch Slap y de las zorritas del desierto. Incluso soy consciente de que existen altísimas probabilidades de que la película acabe siendo un auténtico fiasco (espero equivocarme…).

Sin embargo no puedo remediarlo. Es más fuerte que yo. Así que sin más preambulos os dejo con un par de fotografías nuevas de Bitch Slap y con un clip promocional que nos invita a adquirir la película cuando finalmente se distribuya a partir del próximo 8 de enero de 2010. Un consejo: a todos los que os siga interesando Bitch Slap (dudo si todavía somo muchos), no os perdais el clip.

Para más información podéis consultar los siguientes enlaces:
Bitch Slap (1): imágenes y teaser trailer.
Bitch Slap (2): imágenes revista Maxim.
Bitch Slap (3): imágenes.
Bitch Slap (4): imágenes.
Bitch Slap (5): imágenes.

Dread

El poder del Miedo

Dread

Ver ficha completa

  • Título original: Dread
  • Nacionalidad: USA-Reino Unido | Año: 2009
  • Director: Anthony Di Blasi
  • Guión: Anthony Di Blasi
  • Intérpretes: Jackson Rathbone, Shaun Evans, Hanne Steen
  • Argumento: Tres estudiantes de filosofía que se embarcan en un proyecto audiovisual para la tesis de uno de ellos. Dicho proyecto intentará reflejar de dónde vienen los miedos de la gente, por qué tenemos miedo y cómo podemos enferentarnos a él.

70 |100

Estrellas: 4

Dread

Otro relato corto de los famosos Libros de Sangre de Clive Barker llevado a la gran pantalla, y debut de Anthony Di Blasi detrás de las cámaras. El hombre que se postula como nuevo director para el remake de Hellraiser y otros proyectos de Clive Barker, se enfrenta a la prueba de fuego con Dread y no sale mal parado. Cierto es que nadie mejor que él conoce el universo de Clive Barker, puesto que ya trabajó como productor en otras adaptaciones de Libros de Sangre como The Midnight Meat Train y Book of Blood, pero el trabajo en este largometraje está bastante estudiado.

Dread cuenta la historia de tres estudiantes de filosofía que se embarcan en un proyecto audiovisual para la tesis de uno de ellos. Dicho proyecto intentará reflejar de dónde vienen los miedos de la gente, por qué tenemos miedo y cómo podemos enferentarnos a él, pero lo que empezó como un estudio, como un juego o como un entretenimiento, degenera en situaciones absolutamente límites cuando los entrevistadores son los entrevistados.

De la adaptaciones de Libros de sangre me atrevería a decir que es la que mejor refleja lo que Barker quiso plasmar en papel. A Di Blasi se le ha tachado de oportunista y de intentar estirar un relato que hubiera sido más efectivo como cortometraje (como le sucediera a Grace), pero el resultado final, desde mi punto de vista, es satisfactorio.

En el visionado de Dread podemos difrenciar dos partes (algo que viene siendo una práctica habitual en el terror moderno), una primera parte de presentación de personajes, quizá la parte en la que más falla Di Blasi, ya que su descripción de personajes para ponernos en situación es más bien floja y escasa (realmente casi no sabes quienes son, cómo son o qué relación hay entre ellos) y una segunda parte donde la insana fascinación por parte de Quaid con el miedo arrastra a todos los personajes a la búsqueda del lado más oscuro y perverso del ser humano.

Como mencionaba, es la segunda parte la que que determina el éxito del film. En esta segunda parte la tensión es tremendamente palpable, las reacciones ante el miedo de los demás y el propio tienen su propio proceso: duda, miedo, pánico, pavor y, justo antes de que se haya liberado toda la adrenalina, desesperación, que concluye con la rendición en unos experimentos terriblemente crueles (véase el experimento “vegetariano” de Cheryl o la intensa parte de la bañera con Abbey).

¿Vamos a encontrar gore en Dread? Pues el justo y necesario. Tenemos que tener en cuenta que estamos ante una película de terror psicológico, un terror al propio terror, por lo que las escenas sangrientas no abundan, pero tampoco decepcionan. Desde luego el trabajo de DI Blasi en este aspecto es acertado, ya que si pensamos en Clive Barker automáticamente nos vienen a la cabeza, cenobitas, monstruos, torturas, dolor y mucha sangre; y lo más fácil y efectista hubiera sido abusar un poco más de la hemoglobina para que todo el mundo saliera contento. Sin embargo, si nos enfrentamos a un dolor emocional, toda la carga de la película la tienen los actores y sus interpretaciones, y ahí es donde vienen de nuevo las pegas: el fichaje de Jackson Rathbone (más conocido por su papel del sosísimo Jasper Cullen en la saga Crepúsculo) para interpretar a Stephen. Bien, su actuación es una de las más inexpresivas que he visto en mucho tiempo (entiendo que puede ser un reclamo comercial para la película, pero es que este tío lo único que hace es abrir exegeradamente sus inmensos ojos sin pestañear y permanecer inmóvil, es como un árbol con dos grandes ojos…) y teniendo en cuenta que su actuación debería ser básica para el buen desarrollo del film, el resultado, amiguitos, es que si no te interesa mucho el tema, la primera parte de la película se hace lenta y algo pesada.

En algún momento del post he hablado de experimentos por lo que se nos puede venir a la mente Saw y sus pruebas; de hecho en algún momento yo sí pensé en la saga, pero a un nivel totalmente diferente: el hecho de enfrentarnos a nuestros miedos de manera forzada me parece un argumento suficientemente interesante y sólido como para obviar pequeñas cositas que en la película no andan muy finas.

Personalmente este tema me apasiona por lo que a mí no me molestó la primera parte de la película en absoluto. Además la atmósfera es sucia (que siempre se agradece) y percibes con claridad que la historia va degradándose más y más a medida que avanza el visionado, por lo que recomiendo Dread para pasar un buen rato acompañados y luego tratar el tema en una interesante discusión (¡que sin duda tendreis!).

Lo mejor: el tema en sí,el cara a cara con el miedo de los personajes y el apoteósico final.

Lo peor: puede ser algo tediosa si el tema no te llama la atención especialmente y la "actuación" de Jackson Rathbone (y no digo que no lo intente... pero no lo consigue).

¿Dónde conseguirla?
Gorenation: “Dread” en VOSE.

Colaboradores para Don't Stop

Nuevo cortometraje de Sergio Morcillo

Sergio Morcillo, director del cortometraje Bloody Mirrors, que tuvo una gran recepción en el pasado Festival de Sitges, está inmerso en la producción de su nuevo proyecto: Don’t Stop.
El propio director define Don’t Stop cómo un slasher brutal y sangriento que no dará respiro al espectador (en la línea del Frontiere(s) de Xavier Gens).

En la etapa de producción en la que se encuentra el proyecto, Sergio Morcillo necesita la colaboración de un diseñador gráfico que se haga cargo del diseño del póster y los títulos de crédito del cortometraje. Para todos aquellos interesados en participar en el cortometraje, podéis poneros en contacto directamente con Sergio a través de su correo electrónico: ciudadser19@hotmail.com.

Cabin Fever 2: Spring Fever

Regresa el virus carnívoro

Todavía saboreando la reputación y el éxito que le ha reportado en diversos festivales especializados su última producción, The House of the Devil (muy pronto en Almas Oscuras), el director Ti West regresa a la acción con la secuela directa al mercado DVD de Cabin Fever, el entretenido y sangriento debut tras las cámaras de Eli Roth, quién posteriormente se pondría a los mandos del díptico Hostel y amiguete personal del gran Quentin Tarantino (hasta el punto de interpretar a uno de sus más destacados “malditos bastardos”).

El argumento de Cabin Fever 2: Spring Fever, título de la citada secuela, no encierra grandes sorpresas. El virus carnívoro protagonista del título original escapa del bosque y se dedica a hacerles la vida imposible a un grupito de adolescentes en plena fiesta de graduación.

Las primeras imágenes de Cabin Fever 2: Spring Fever prometen diversión (al menos da la impresión de que se mantiene el humor negro de la primera entrega) y elevadísimas dosis de sangre (en realidad es lo único que podemos pedirle a la secuela de Cabin Fever). Esperemos que no quede todo en una nueva promesa incumplida y que Ti West nos ofrezca un espectáculo gore de primer orden (aunque se trate de un producto destinado al consumo doméstico).

Cabin Fever 2: Spring Fever se distribuirá en los USA, directa al DVD, a partir del próximo 16 de Febrero de 2010.

Dahmer Vs. Gacy

Fabricando al asesino en serie perfecto

El argumento de la comedia de horror independiente Dahmer Vs. Gacy es de los que no tienen desperdicio (o sí…): un laboratorio secreto del gobierno norteamericano está intentando crear al asesino definitivo usando el ADN de famosos asesinos en serie del país. Pero surge un problema… un par de dichos clones escapan. Se trata de los tristemente célebres Jeffrey Dahmer, apodado “El Carnicero de Milwaukee”, autor de 17 asesinatos entre 1978 y 1991, y John Wayne Gacy, más conocido cómo “El Payaso Aseino”, en cuyo marcador particular figuran un total de 33 asesinatos.

Y por si fuera poco, el único que parece capacitado para detener la orgía de sangre y asesinatos iniciada por Dahmer y Gacy parece ser un tal Ringo, un luchador entrenado por Dios ¿? y armado, únicamente, con una escopeta y una botella de whisky medio vacía. En su cruzada deberá enfrentarse no sólo a Dahmer y Gracy, sino también a sus propios demonios y a un ejército de ninjas japoneses ¿¿¿???.

Como no podía ser de otra manera, Dahmer y Gacy se distribuirá directamente al mercado DVD USA, probablemente a principios del 2010.

Sherwood Horror

Revisitando las viejas historias.

Navegando en las revueltas aguas de Internet, acabo de enterarme del rodaje de una película (la noticia tiene ya unos meses) que solo por su casposo argumento, bien merece nuestro seguimiento y futura atención. Se trata de la serie B, Sherwood Horror:

“El ex-convicto Rob Locksley (DJ Perry) vuelve a casa después de seis años en prisión, para encontrar a su pueblo bajo la dominación de los vampiros. No le quedará más remedio que unir sus fuerzas con sus viejos compañeros de caza combatir al malvado sheriff local y la horda de vampiros que ahora lidera”

Como veis se supone una puesta al día vampírica y muy moderna, del famoso personaje del folckore británico. Quedaos con su frase promocional: “Una mal legendario, necesita un héroe legendario”.

Un proyecto que nos trae el norteamericano John Regan. Director totalmente desconocido fuera de su pais y que solo tiene un corto (The Flock, 2001) en su haber. El elenco de actores que tienen contratados es también desconocido por estos lares. Prometo estar pendiente de esta bizarrada yankie y traeros más información (si no acaban por descartar su filmación).

De momento solo puedo aportaros el horripilante póster, que promete un subproducto, el cual con un poco de mala baba podría regalarnos hora y media de diversión. Que para un año tan futurista como 2010 me parece hasta demasiado!

Un saludo

Hidden

Incapaz de "ocultar" el truco

Hidden

Ver ficha completa

  • Título original: Skujlt
  • Nacionalidad: Noruega | Año: 2009
  • Director: Pal Oie
  • Guión: Pal Oie
  • Intérpretes: Kristoffer Joner, Cecilie A. Mosli, Karin Park
  • Argumento: Kai Koss vuelve a su casa de la infancia tras la muerte de su madre, dispuesto a deshacerse de la propiedad. Sin embargo, los fantasmas de su traumático pasado irrumpen en el presente en cuanto cruza el umbral...

45 |100

Estrellas: 3

Hidden

Un primer plano del suelo nocturno del bosque del que emerge, como si de un zombi se tratase, un brazo. En la carretera circundante, hay un vehículo detenido para que un niño haga sus necesidades entre los árboles.
De pronto, aparece otro niño corriendo.
Un camión avanza por la carretera, y el niño que corría por el bosque sale a la misma… Todo se precipita: el camión, para no atropellarle, da un volantazo y, entonces, se estrella contra el vehículo que estaba estacionado. Los dos niños son testigos de lo sucedido.

Esta es la primera secuencia de la película. Es un prólogo impactante, promete, y está contado con la suficiente inteligencia y argucia para conseguir sorprender al final. Seleccionada para el AfterDark Fest 2010, Skujlt es la segunda película de Pal Oie, director de Dark Woods (2003). Reune en su equipo actoral a la elite del cine nórdico: tanto a Kristoffer Joner como a Cecilie Mosli les hemos visto ya en cintas anteriores de terror (“Naboer”, Pal Sletaune, 2005, por ejemplo) , y Karin Park va ganando adeptos como cantante y actriz. Técnicamente, el nivel es sobresaliente: la música es convencional pero eficaz –que es, a fin de cuentas, de lo que se trata-, la fotografía es excelente, el diseño de sonido está trabajado y el montaje tiene estilo.

Son muchas virtudes, sí, pero no sirven para camuflar lo que hay debajo. Skujlt es de esas pelis que parecen buenas, que cuesta trabajo ponerle peros porque su envoltorio es muy brillante. Sin embargo, hace de la trampa su principal mecanismo, y se nota desde el principio. El porqué hay un abismo tan grande entre la maestría inicial y el resto, es un enigma.

Años después del prólogo, Kai Koss circula por esa misma carretera. Vuelve a su pueblo natal tras la muerte de su madre. Es el único heredero, así que la antigua casa familiar es suya. La llegada de Kai al caserón de la infancia marca en qué términos se va a mover el resto de la película. Repentinos sustos efectistas –en contra de los que no hay nada, sólo faltaba- y absoluta parquedad a la hora de dar información. ¿Está justificado? Sí: aunque nunca se explica claramente, Kai se nos presenta como alguien con recuerdos reprimidos de su infancia, en especial los que tienen que ver con su madre –la relación entre ambos era bastante conflictiva- y con la trágica noche que da comienzo a la función. Se pretende, por tanto, que el contacto del personaje con el entorno del pasado sea lo que dinamite este recuerdo. ¿Funciona? A mí no me lo parece. Se nota, se desprende de las imágenes, se siente como espectador, que no te pueden contar demasiadas cosas porque, si no, se desvelaría el secreto. Así que el metraje se llena de miradas del protagonista a una puerta cerrada –que está claro que acabará por abrirse-, o a un sonido que le recuerda algo, o conversaciones interrumpidas bruscamente porque, si se mantuvieran, la película no duraría más de media hora. (A todo esto, en la primera visita a la casa familiar, Skujlt repite la escena de la pelota de Al Final de la Escalera).

Kai Koss es un personaje unidimensional, en el que todo el énfasis está puesto en reseñar que está traumatizado por su pasado, que conocen tanto la policía local, Sara, como la encargada del hotel en la que se está hospedando, Miriam, probablemente una de las presencias más enigmáticas de la película. Encarnada por la cantante Karin Park, su personaje promete pero está desaprovechado. Es excesivamente funcional: lo primero que sabemos de ella es que a Kai le gustaba cuando era un niño, y lo segundo –y último- es que conviene que sea así para que le eche un cable cuando es necesario.

¿Qué sucede en el punto medio de Skujlt? En lo estrictamente cinematográfico, hay un cambio de punto de vista nada sutil. En lo estrictamente narrativo, tras este punto medio, Kai cuenta a Sara, la policía, sus sospechas: cree que Peter, uno de los dos niños de la carretera –el otro era él, claro- de la escena inicial, sigue vivo. Lamento ser tan críptico, pero no quiero desvelar demasiado… la sensación, cuando se está en este tramo de la película, es muy decepcionante. No hay que ser ningún lince para saber qué está pasando, y sin embargo siguen empeñados en meterte pruebas disuasorias y abrir puertas hacia otras direcciones. Comienzan, claro, las explicaciones: por qué estaba Kai niño esa noche en el bosque, de quién huía y qué creen los habitantes del pueblo que le sucedió a Peter, el otro crío. Y ves con toda claridad que, si te lo hubieran contado antes, se habría acabado el enigma. Han retrasado este momento todo lo que han podido, como si Pal Oie también fuera consciente de que, una vez enseñado esto, no tenía más cartas que sacar. De hecho, conforme se llega al tramo final, hay una escena que pretende ser enigmática pero, me temo, despeja cualquier duda que pudiera quedar… suponiendo que quedara alguna: el encuentro en el bosque de Kai con “caperucita roja” (llamémosle así, por ejemplo, para preservar su anonimato). Un momento similar lo hemos visto este año en San Valentín Sangriento. Esto no deslegitima el recurso; el problema es que el recurso en sí es muy tosco.

Cuando Skujlt llega a su clímax, se ha desinflado completamente, e incluso irrita que se intente seguir manteniendo el suspense. No sé de qué forma podía haberse sostenido todo el entramado. Quizás, habiendo convertido en historia real una de las hipótesis que se plantean en la segunda mitad de la película. Claro que, también hay que tenerlo en cuenta, si Paol Oie hubiera hecho eso, habría acercado en exceso Skujlt a su debut, Dark Woods. Ambas películas se parecerían demasiado, y no está bien hacer dos veces la misma película.

Lo mejor: El prólogo.

Lo peor: Que se le ve el truco.