VOD

Cerrado por vacaciones

Feliz verano a todos...

Me voy. Hoy mismo. Me voy a buscar a mis mujeres, que me llevan dos semanas de ventaja. Me voy a un pequeño pueblo rodeado de montañas en el que resulta imposible conseguir una conexión decente a internet (de manera que evitaré la tentación de postear).

No colgaré nuevos posts ni podré contestar a vuestros comentarios. Volveré la tercera semana de Agosto. Espero veros a todos por aquí a mi regreso.
Tan solo me queda desearos que paséis un buen verano. Hasta pronto (... y esta maldita maleta que no cierra... argghhhh).

Survival of the Dead

El regreso del Gran Maestro Zombi

zombis,survival of the dead,George A Romero

Survival of the Dead será el título definitivo de la nueva incursión del maestro George A. Romero en el subgénero zombi (un subgénero zombi que el mismo Romero reinventó allá por el 1968 con la genial La Noche de los Muertos Vivientes).

Romero se encuentra en estos momentos finalizando el proceso de post-producción de Survival of the Dead. La pelicula ha sido seleccionada para la sección Midnight Madness del próximo Toronto International Film Festival.

Survival of the Dead sigue a un grupo paramilitar que desembarca en una remota isla con la esperanza de que esta sea el último paraíso en la tierra. Pronto descubrirán que no hay escapataoria al apetito, tanto de los vivos cómo de los muertos.

Por cierto, parece ser que finalmente la versión DVD en España de El Diario de los Muertos (Diary of the Dead, 2007), la última película zombi de Romero, se anunció para el pasado 8 de Julio. Ignoro si dicho estreno era tan sólo en modalidad alquiler. Un servidor se pasó ayer mismo por ciertos grandes almacenes en los que las estaciones del año llegan al menos con dos meses de antelación, y ni rastro de la película.
Esperemos que no suceda lo mismo que con el varias veces anunciado estreno de El Diario de los Muertos en salas de cine... (... que nunca llegó a producirse).

Jennifer's Body

Diablo Cody y Megan Fox amiguitas... Quiero ir a su fiesta de pijamas.

Jennifer's Body

Jennifer's Body He estado dudando hasta el último momento si incluir o no Jennifer's Body en el blog. Después de ver el trailer lo cierto es que el nuevo guión de Diablo Cody no ha conseguido despertar, en exceso, mi interés.

Por supuesto hay por ahí un elemento sobrevolando la película (al que sabiamente los productores de la película han decidido conceder todo el protagonismo en el poster final) que sí despierta, por decirlo de forma elegante, "mi interés". Pero por suerte, la sola presencia de Megan Fox, por el momento, no me empuja (desesperado) hacia la puerta de ningún cine (aunque su ya célebre instantánea subida a una enorme moto en la segunda parte de Transformers casi lo logra).

El día que esto ocurra, el día que me lance de cabeza a ver una determinada película por el solo hecho de estar protagonizada por la Megan Fox de turno (a la que, por cierto, todavía le queda demostrar que es una actriz válida), será signo inequívoco de que mi proceso de transformación en vil y despreciable viejo verde, se habrá completado (o quizás signifique que he vuelto a mis tiernos años de adolescencia, con mi acné juvenil y mis escapadas al lavabo... siempre hay que mirar las cosas desde el lado positivo).

En definitiva, no os he hablado demasiado de Jennifer's Body porque, sencillamente, no tenía muchas ganas de hacerlo. Pese a todo lo que he dicho sobre que no ha despertado mi interés y que no iré a verla únicamente porque Megan Fox se ponga en plan sexy (¿será capaz de ponerse en otro plan?), lo cierto es que estoy convencido de que cuando la película acabe estrenándose en cines, un servidor pagará religiosamente su entrada. Qué le vamos a hacer...

(Perdón a las señoritas -y señoras- del blog... sigo a la búsqueda de un chicarrón cachas que protagonice el próximo hit terrorífico de la temporada... pero no lo encuentro. Decididamente el cine de terror es muy machista).

The Graves

Las chicas aman a Alan Moore y a Neil Gaiman

The Graves

The Graves Tras bombardearnos con una retahíla de posters que, personalmente, me dejaron bastante frio, he de reconocer que mi interés por The Graves, película dirigida por Brian Pulido, ha subido muchísimos enteros tras ver su recién estrenado trailer

The Graves cuenta la historia de Megan y Abby Graves, dos hermanas inseparables obsesionadas con los comics, la cultura pop y el rock ‘n’ roll.
A pocos días de que Megan se traslade a New York para inciar una nueva vida, las dos hermanas deciden realizar un viaje por Arizona, donde se verán atraídas por una misteriosa mina abandonada en el pueblo de Skull City. Una vez allí descubrirán que la mina no está del todo abandonada y las hermanas tendrán que sacar sus más primitivos instintos para luchar desesperadamente por sobrevivir contra los horrores que las esperan, tanto humanos como sobrenaturales.

Entre los actores que forman parte del elenco de The Graves un par de nombres muy conocidos: los de Bill Moseley y Tony Todd.

El trailer me ha sorprendido. La cosa promete una serie B desvergonzada, divertida, polvorienta y sangrienta (más sangrienta de los esperado).

The Graves se estrenará en salas canadienses y norteamericanas el 29 de enero de 2010, y ha sido la primera película confirmada para el cartel del After Dark Films’ 2010 Horrorfest: 8 Films To Die For (Dios... es escuchar las palabras After Dark... y me entra un mal cuerpo...).

Odio, 2006

Hater, de David Moody

Odio, de David Moody Sinopsis: Danny McCoyne es un hombre joven, sencillo, esposo y padre de familia, alguien completamente normal. Su vida se limita a trabajar, estar con su familia y soñar con una vida mejor.

Un día como cualquier otro,es testigo de un violento crimen aparentemente sin sentido, vuelve al trabajo, vuelve con su familia y vuelve a soñar. Al día siguiente, presencia más ataques brutales y comienza a sentir que algo no va bien.
En un cortísimo espacio de tiempo, los ataques entre ciudadanos son constantes y los medios de comunicación no pueden dar una explicación de lo que está sucediendo. Pronto la ciudad es tomada por los “hostiles”,personas aparentemente normales, cuyo objetivo es matar a los que no son como ellos, incluyendo familiares, amigos y personas desvalidas.
Las autoridades no saben cómo actuar y Danny sólo sabe que algo comienza a desquiciarse por momentos.

Comentario: Estamos ante una de las llamadas “novelas apocalípticas” adaptable 100% al cine, de hecho, Odio será el próximo proyecto de Juan Antonio Bayona (“El Orfanato”) como director y Guillermo Del Toro en la producción.

El gancho del libro precisamente es ese y así se ve en la portada española “la próxima película del director de El orfanato”... pero realmente Odio es mucho más (admito que para mí el gancho fue la impactante portada inglesa).

Una vez que tenemos la novela y la leemos (máximo 2 días por su agilidad y lenguaje rápido), nos queda el tiempo de reflexión y explicaciones de lo que ha acontecido en nuestra mente mientras pasábamos las páginas.
Odio nos refleja a todos nosotros, Odio muestra el sentimiento imperante de la época que nos ha tocado vivir, Odio nos busca... y nos encuentra.

Lo que David Moody pretende es llamar nuestra atención y ofrecernos dos alternativas: odiar o ser odiado, matar o morir. Adelanto que la decisión es complicada porque cualquier elección tiene un desenlace fatal.
A priori, la novela rememora situaciones de sobra conocidas en le género de ficción y terror, como son las plagas, ataques inesperados, invasiones e incluso la amenaza zombie (sin que realmente tenga nada que ver con ninguna). Las actuaciones de los personajes cambian sin explicación alguna y se vuelven letales, lo espelucnante es que cualquiera puede ser un asesino, cualquier persona de tu adorada familia puede desear matarte con tanta rabia y ensañamiento como pueda mientras tú solo te preguntas por qué.

El realismo de la novela se acentúa porque la “enfermedad” que trasforma a las personas es el odio, y señores, de odio estamos llenos, por lo que cualquiera es susceptible de dejar aflorar su instinto más primario: la supervivencia.

El magistral manejo del personaje protagonista (Danny) por parte de Moody, nos hace identificarnos totalmente con él, todos tenemos una vida más o menos “programada” y días exactamente iguales al anterior, todos, más o menos nos conformamos con la felicidad que nos da el sentirnos queridos y el querer a alguien, pero todos en algún momento hemos pensado que nunca hubiéramos imaginado que nuestra vida se iba a convertir en lo que ahora es.
Todos en algún momento hemos odiado al mundo por lo injusto que ha sido, en definitiva, todos somos Danny McCoyne, héroe y antihéroe.

La habilidad del discurso de Moody radica en presentar una realidad posible, en desmantelar el juego de una sociedad condicionada por los medios de comunicación y la indefensión total ante la hecatombre.
La estructura de la novela cambia a medida que conocemos de primera mano la actitud de los “hostiles” y el desenlace abierto a múltiples posibilidades reafirma la desesperanza de un mundo abocado a la destrucción.

La comparación con Soy Leyenda de Matheson parece inevitable (y por favor no penséis en la horrible adaptación de Francis Lawrence) de , así como recuerdos de “la invasión de los ultracuerpos”, ”El Amanecer de los muertos”, ”28 días después” o la más reciente “El Incidente” vendrán a nuestra memoria una y otra vez.

La conclusión, como siempre, es la invitación a conocer la novela, adentrarse en el mundo que nos tiene preparado David Moody y elegir el desenlace que perferiríamos. Os aseguro que Odio engancha y que odiareis el no haber leído esta novela.

Midnight Movie

Encuentra el horror en un cine de madrugada

Midnight Movie

Ver ficha completa

  • Título original: Midnight Movie
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Jack Messitt
  • Guión: Jack Messitt
  • Intérpretes: Rebekah Brandes, Daniel Bonjour, Greg Cirulnick
  • Argumento: Una película maldita se reestrena en un viejo cine de madrugada. Un asesino con poderes sobrenaturales pondrá a prueba el instinto de supervivencia de los espectadores que han acudido a ver la película.

50 |100

Estrellas: 3

Midnight Movie

A un paso, a un minúsculo paso se queda Midnight Movie de ser el típico y tópico slasher destroza adolescentes del que poco o nada más se podría añadir.

Afortunadamente este slasher de bajo presupuesto, escrito y dirigido por Jack Messitt, esconde un par de ases en la manga que, finalmente, logran rescatar a la película del pozo al que parecía condenada.

El realizador de cine Ted Radford está a punto de revisar (a modo de terapia de choque) una de sus viejas películas rodada a principios de los 70; una muy especial, una que le tiene obsesionado y que ha sido la causante de dar con sus huesos en el hospital psiquiátrico en el que se encuentra recluído.
Tras el visionado de la cinta, ocurre una horrible tragedia en el hospital y el director Ted Radford desaparece sin dejar huella.

Seis años más tarde, “The Dark Beneath”, título de la película que desencadenó la fatalidad, vuelve a exhibirse en una vieja sala de cine de medianoche especializada en el género de terror.

A partir de aquí se nos dibuja un escenario que nos resulta, cuanto menos, familiar: un grupito de jovenzuelos a los que sus revolucionadas hormonas no les dejan pensar con claridad, un rudo motero y su chica, un policia que se huele que algo malo puede llegar a suceder, y el doctor que tenía a su cargo como paciente a Ted Radford antes de que este desapareciera; son los únicos espectadores que acuden al reestreno de "The Dark Beneath" en su primera sesión de medianoche. Y por supuesto son las víctimas propicias para un asesino que no tardará demasiado en ponerse manos a la obra.

Por cierto, uno de los jovenzuelos es el clon de un popular personaje de la primera entrega de Scream (Wes Craven, 1996) que no paraba de soltar ocurrencias sobre el subgénero slasher. Incluso juraría que alguna de sus intervenciones son calcadas a las del personaje de Scream (aunque esto no puedo asegurarlo).

¿En qué consisten, entonces, ese par de ases que se esconde en la manga una película, a simple vista, tan modesta como Midnight Movie?
La película establece un simpático y divertido (que no novedoso) juego de cine dentro del cine, en el que lo que ocurre dentro de la pantalla (con la proyección de "The Dark Beneath"), está íntimamente relacionado con lo que está a punto de suceder en la platea del cine.
"The Dark Beneath" supone algo así como una puerta dimensional que permite al asesino viajar constantemente de la ficción a la realidad, de manera que los actos de barbarie cometidos por aquel en el plano de la realidad, influirán en el desarrollo de la película proyectada y viceversa.

Todo es más sencillo de lo que parece.
Y en realidad tampoco es novedoso. El referente más claro dentro del propio género quizás sea de la mítica Demons, de Lamberto Bava, en la que unos monstruosos demonios también abandonaban el plano de la ficción (por obra y gracia de una maldición) para sembrar el caos entre los asistentes a una proyección de cine.
Por supuesto no es un recurso exclusivo del cine de terror. Posiblemente todos recordareis al gran Schwarzenegger en la siempre maltratada El último gran héroe (John McTiernan, 1993), cuyo personaje de héroe de acción traspasaba la pantalla de un cine para auxiliar a un muchacho en apuros. O incluso me viene a la memoria la deliciosa comedia de Woody Allen La Rosa púrpura del Cairo, en la que un enamoradísimo Jeff Daniels abandonaba la pantalla para reunirse con su amada Mia Farrow.

El segundo as en la manga debemos buscarlo en la propia personalidad del asesino, descrito en numerosas ocasiones como una mezcla del Jason de Viernes 13 (por la máscara, la corpulencia y su brutalidad a la hora de cometer los asesinatos), y Freddy Krueger (por su capacidad de andar entre distintas dimensiones).

Lo cierto es que la comparación no me parece desafortunada, pero para ser justos, habría que establecer una serie de matizaciones. En cuanto a la brutalidad y salvajismo de los asesinatos, Midnight Movie queda muy lejos de la fuerza y la contundecia del mejor Jason Voorhees en Viernes 13. Y en cuanto a las semejanzas con Freddy Kruegger, lo que resulta muy evidente es que el asesino de Midnight Movie carece por completo del carisma y la simpatía de nuestro querido tio Freddy.

Además resulta muy confusa la manera en que los poderes sobrenaturales del asesino van apareciendo a medida que la historia los va necesitando, sin que exista una explicación lógica o simplemente convincente (tampoco hace falta buscarle la lógica a un asesino que sale de una película y que tiene poderes sobrenaturales…) del porqué de dichos poderes y de dónde demonios salen.

En definitiva, Midnight Movie es un entretenimiento simpático pero menor, con una historia y un asesino dotados de cierto atractivo, pero con un desarrollo demasiado monótono y un diseño de muertes que en ningún momento nos sorprende.
Lo mejor de Midnight Movie es su ritmo y su duración. Dura poco y nunca llega a hacerse pesada. Los aficionados al slasher no deberían pasarla por alto, pero siempre teniendo en cuenta de que se trata de una película ideal para acompañar una doble sesión junto a algún otro título que pueda aportarnos mayores recompensas.

Lo mejor: Ciertos recursos utilizados para desarrollar la historia y la ambientación en el cine de madrugada.

Lo peor: Como slasher sus prestaciones son algo limitadas.

La ultima casa a la izquierda

La adaptación a los nuevos tiempos del clásico de Wes Craven

La última casa a la izquierda

Ver ficha completa

  • Título original: Last House on the Left
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Dennis Iliadis
  • Guión: Carl Ellsworth
  • Intérpretes: Tony Goldwyn, Monica Potter, Sara Paxton
  • Argumento: Mari y Page son secuestradas por un grupo de criminales en busca y captura. Agredidas y vejadas las chicas son abandonadas en mitad del bosque. Los criminales se refugian en la última casa a la izquierda.

50 |100

Estrellas: 3

La última casa a la izquierda

Si a alguien le interesa saber más cosas sobre el Last House on the Left de Wes Craven, algo tengo publicado en el blog. Leer .

Quién haya creido, ni por un instante, que La Última Casa a la Izquierda, dirigida en 1972 por un jovencísimo e inexperto Wes Craven, era un clásico indiscutible del horror moderno, que se lo vaya quitando de la cabeza.
No lo es. O al menos no ostenta la categoría de indiscutible (aunque quién escribe estas líneas sigue creyendo, firmemente, en su condición de clásico inapelable).
Hay toda una nueva generación de aficionados al género que jamás se han acercado a la obra primigenia de Craven, ni tienen la menor intención de hacerlo. Su estética tosca, rudimentaria y grosera, es motivo más que suficiente para desestimar de pleno su revisión. Se trata de esa misma generación para la que el cine de horror empieza, más o menos, a partir de Scream (curiosamente otra película dirigida por Mr. Craven).

También existe un numeroso grupo de aficionados al género que conocen sobradamente La Última Casa a la Izquierda y se empeñan en señalar el debut de Craven como una de las obras más injustamente sobrevaloradas en la historia del género, negándole incluso todo poder de perturbación o capacidad para angustiar al espectador (ni siquiera contemplándolo todo desde una perspectiva histórica).

Dada la situación parecía hasta lógico contemplar la necesidad de un remake de La Última Casa a la Izquierda. Entre los aficionados que desconocen el original, y los que creen que aquel ha envejecido de la peor forma posible, lo razonable sería pensar que el remake de La Última Casa a la Izquierda tendría su espacio asegurado en el actual panorama del cine de horror.
Y si a todo ello le sumamos el mercantilista interés de Wes Craven por sacarle tajada a todos sus viejos éxitos, la ecuación estaba completa. Así que la maquinaría de Hollywood se puso manos a la obra (mientras Craven no paraba de revisar sus cuentas).

La historia de La Última Casa a la Izquierda 2009 es prácticamente idéntica a la original, excepto en un par de detalles que resultan determinantes para el desarrollo de la trama y que, por supuesto, no tengo ninguna intención de desvelaros.

Los Collingwood regresan a su casa de campo para pasar las vacaciones junto a su hija Mari.
Mari se traslada al pueblo en busca de su amiga Page, y ambas conocen en el supermercado a un joven taciturno llamado Justin, quién invita a las chicas a compartir marihuana de primera calidad en su habitación de motel. Las cosas se tuercen cuando en la habitación irrumpen los familiares de Justin; tres criminales en búsqueda y captura que saben perfectamente que no pueden dejar con vida a las dos chicas si no quieren poner en peligro su propia integridad.

Tras un accidente de automóvi, y en mitad de un bosque, Mari y Page son sometidas a todo tipo de agresiones y vejaciones por parte de sus secuestradores. Estalla la tormenta y los criminales buscan un refugio en el que pasar la noche. El lugar más cercano… la última casa a la izquierda.

La misión del griego Dennis Iliadis, director del remake de La Última Casa a la Izquierda, abarcaba dos puntos fundamentales: por un lado mejorar todos aquellos aspectos puramente cinematográficos que definieron una obra formalmente burda y torpe como fue la de Craven. Por otro mantener (o incluso mejorar) la sordidez y la radicalidad de la película original.
Dennis Iliadis tenía a su alcance un referente inmejorable. En 2006, el francés Alexandre Aja llevó a cabo un excelente remake de Las Colinas Tienen Ojos, cuyas prestaciones superaban, en todos los aspectos, al original en que se basaba… también de Wes Craven.

Y lo cierto es que Dennis Iliadis, de buenas a primeras, no parece ir del todo desencaminado. Su labor tras las cámaras es irreprochable, de forma que La Última Casa a la Izquierda 2009 supera ostensiblemente a su original en todos aquellos aspectos formales en los que la obra de Craven mostraba, decididamente, sus muchísimas carencias. (Para ser sinceros lograr superar las limitaciones formales del original de Craven, tampoco tiene demasiado mérito)

Si La Última Casa a la Izquierda de 1972 era una película de realización tosca, zafia, burda, torpe y sometida a los parámetros del cine amateur; su remake cumple a rajatabla con todas las pautas estéticas que han definido el cine de horror comercial de la última década: una magnífica fotografía, capacidad para crear una buena atmósfera, planos perfectamente construidos, suaves movimientos de cámara... Si a todo ello le sumamos una convincente banda sonora, una admirable labor de todos los actores implicados, y el buen hacer de Dennis Iliadis a la hora de diseñar las distintas secuencias de violencia y suspense, todo parece apuntar a que La Última Casa a la Izquierda 2009 supera netamente (y con creces) al original de Craven.

Pero la misión de Dennis Iliadis tenía una segunda parte, superar en sordidez y radicalidad a la película de Craven. Por supuesto este es un aspecto que traerá sin cuidado a todos aquellos que no han visto el original o que le niegan a este su capacidad para epatar al espectador.

Sin embargo somos muchos quiénes conservamos en una zona recóndita y oscura de nuestra mente las explosiones de violencia obscena, cruel, sucia, mugrienta y anticlimática (anticinematográfica) de un título que, al día de hoy, cuenta con más de 35 años a sus espaldas.
La Última Casa a la Izquierda de Wes Craven tuvo la capacidad de perdurar en el tiempo. De pasar a la historia (pese a quién pese) como un título clave del exploit y definitorio del actual cine de horror.
Sus formas destartaladas, unas actrices (las vícitimas) que daban toda la impresión de no tener ni idea de dónde se habían metido y parecían asistir, impotentes, a toda la crueldad y humillación que se les venía encima, unos asesinos (con el genial David Hess a la cabeza) cuya capacidad de intimidación, pese a sus evidentes limitaciones interpretativas, estaba a años luz de lo demostrado por los asesinos del remake, y en definitiva un salvajismo, una violencia y una sensación general de realismo cuyas cotas nunca alcanza esta reescritura del 2009 que se inscribe, sin dificultades, dentro de los parámetros, formales y de fondo, del actual cine de horror más comercial.

La pesadilla de esta nueva casa situada a la izquierda del camino es menos perturbadora, menos enferma, menos contundente... menos pesadilla.
Y sin embargo me resulta imposible afirmar que La Última Casa a la Izquierda 2009 sea una mala película. En realidad voy a recomendarla, y voy a hacer sin necesidad de recurrir al sarcasmo o la ironía (lo digo muy en serio).
La recomiendo como una película de horror diligente y cumplidora, y un notable ejercicio de violencia gráfica a todos aquellos aficionados que no tengan ningún interés en acercarse a la película de Craven.
También la recomiendo a todos aquellos que detestan el original y consideran su privilegiada posición en la historia del cine de terror como un error que debe repararse.

Para todos aquellos que seguimos declarándonos fans de la película de Craven estoy convencido de que La Última Casa a la Izquierda 2009 nos sabrá a poco. La Última Casa a la Izquierda 2009 es tan correcta como olvidable.

En una ocasión señalé las razones para no llevar a cabo un remake de La Última Casa a la Izquierda, y ahora voy a hacer algo tan deleznable y feo como citarme a mí mismo: “Previsiblemente el remake que se estrenará este mismo año mejorará notablemente el aspecto visual del original y reducirá considerablemente la violencia descarnada y sin pulir de la película de Wes Craven.” Por desgracia, en esta ocasión, no me equivoqué.

Lo mejor: La película sigue siendo violenta. Mucho más estilizada y menos descarnada que en el original, pero igualmente violenta.

Lo peor: El original de Craven sigue siendo más cruel, enfermizo y realista.

Bloody Mirrors (3)

Bloody Mirrors en el Festival de Sitges 2009

Bloody Mirrors La última vez que os hablé de Bloody Mirrors os comenté que estaba pendiente su participación en el próxima edición del Sitges-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya.

La buena noticia por fin se ha confirmado. Los chicos de Vicent Films, con Sergio Morcillo a la cabeza, y los amigos de Terror y Nada Más partciparán con Bloody Mirrors en la competición Brigadoon del Festival.

Por supuesto desde Almas Oscuras quisiera desearles a todos los implicados en el proyecto la mayor de las suertes y que disfruten intensamente de esta experiencia inolvidable. Se lo merecen.

Si queréis saber más cosas de Bloody Mirrors y ver el cortometraje, pulsad aquí.