VOD

The Black Waters of Echo's Pond

Un Jumanji de lo más satánico

Gabriel Bologna escribe y dirige The Black Waters of Echo’s Pond, muestra de horror sobrenatural protagonizada por un grupito de jóvenes con pocas ganas de vivir (me apuesto lo que querais a que el chico negro será el primero en caer…), de la que se viene hablando desde el año 2007 y que, por fin, se distribuirá en el mercado DVD USA a partir del próximo 9 de Abril del 2010.

The Black Waters of Echo’s Pond cuenta la historia de nueve amigos que deciden pasar sus vacaciones en una casa Victoriana situada en una isla privada. Una vez instalados encuentran un extraño juego de mesa. La partida iniciada mostrará lo peor de cada uno de ellos.

La avaricia, el odio, la lujuria… sentimientos ocultos que florecen y convertirán la estancia en un auténtico hervidero…

Entre los atractivos a destacar en The Black Waters of Echo’s Pond, la siempre gratificante presencia de Robert Patrick (T-1000 en Terminator 2: El juicio final) y de las gemelas Electra y Elise Avellan, vistas en la memorable Planet Terror, de Robert Rodríguez.
No pintal mal la cosa…

Cabin Fever 2: Spring Fever

Siempre pasa algo malo en las fiestas de graduación

Cabin Fever 2

Ver ficha completa

  • Título original: Cabin Fever 2 Spring Fever
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Ti West
  • Guión: Joshua Malkin
  • Intérpretes: Larry Fessenden, Alexi Wasser, Rider Strong
  • Argumento: El último superviviente a la bacteria necrotising fasciitis, infectado, muere atropellado por el autobús de un colegio. Aunque parece que este es el fin de la epidemia, una empresa de agua mineral se abastece del lago contaminado...

75 |100

Estrellas: 4

¿Una secuela de “Cabin Fever”?

Los primeros rumores hacen saltar las alarmas. “Cabin Fever” tiene un problema, y es que el malo –la bacteria- mata sin miedo y sin asedio. Una vez que te ha pillado, no tienes escapatoria. Es un asesino letal pero sin garra, puesto que sus víctimas mueren, no se convierten en un peligro para los demás: llega un momento en que el miedo desaparece.

Nuevos rumores: a los mandos de la secuela se va a situar Ti West. Eso es bueno y es malo. A mí me gusta, creo que es un tío que tiene estilo dirigiendo, ritmo y no hace nada porque sí, sino siempre buscando algo. Por el contrario, suele imprimir a sus películas un ritmo demasiado lento… hasta casi rozar el coñazo.

Por tanto, y pese a ser un fan de la primera parte, me puse a ver “Cabin Fever 2: Spring Fever” con pocos ánimos y mucha manga ancha.

Una empresa de agua mineral embotellada se nutre del depósito cercano a la cabaña del bosque, de manera que su último envío de mercancía a un pueblo cercano provocará que el baile de fin de curso del instituto se convierta en un baño de sangre. El propio Ti West, junto con Randy Pearlstein (guionista de la primera parte), ideólogos de la historia, y Joshua Malkin, guionista ejecutor, despliegan todas las estrategias de una secuela. Cambiamos, por tanto, de escenario: la cabaña por un instituto. También, se aumenta la dimensión de la catástrofe: ya no son tres parejas, son muchísimas más las que pueden ser afectadas por la bacteria asesina. Y se añade un grupo del Gobierno (¿?) que busca acabar con la infección.

Así, antes de llegar al baño de sangre que imaginamos que va a ser el baile de fin de curso, tenemos (¡Ay, Ti West y los ochenta!) a Dane (Alexander Isaiah Thomas), pringado oficial del cole, y John (Noah Segan), un joven sensible y un poco friki –sus amigos, salvo Dane, pasarán la noche del baile de graduación viendo en casa la novena parte de una saga de terror (sic)- enamorado de Cassie (Alexi Wasser), amigos de la infancia pero, ahora, separados por Marc (Marc Senter), el malote del instituto y novio de la chica. Lo malo de este material tan tópico es que es demasiado reconocible, lamentablemente, para muchos –entro los que me incluyo, por supuesto- y, encima, está tratado con cariño, admiración y respeto por West –por lo que, me temo, él también formaba parte de esta ecuación universal de frustración adolescente. De manera que, conforme avanzan los minutos, no sabes de qué tienes más ganas: si de que estalle la infección en toda su magnitud, o de seguir viendo un buen capítulo, quizás de los mejores, de “Aquellos Maravillosos Años”. Pero, claro, las referencias no acaban ahí: están los profes de “Grease”, y las calles –casi calcadas- de “La Noche de Halloween”.

Quiero hacer hincapié en esto: quien no esté dispuesto a ver una versión gore de un episodio de “Dawson Crece”, debe alejarse de esta película como alma que lleva el diablo. Porque si el capítulo adolescente-emocional es muy completo, el sangriento tampoco está mal servido. Hay un par de explosiones de hemoglobina antes de que estalle el verdadero baño de sangre, el baile de graduación, y cuando esto sucede, hasta uno, como espectador tiene la sensación de estar pringado. Algo parecido me ocurrió con “Planet Terror”, de Robert Rodríguez: llega un momento en que todo es tan desfasado, cafre y divertido que se supera el asco y, simplemente, se empieza a disfrutar con la pringue. Aunque, personalmente, los dos momentos más destacables a este nivel, desde luego, suceden al margen de la fiesta. El primero es una felación en los baños del insitituto donde descubrimos que, probablemente, la chica encargada de hacerla esté contagiada… y el segundo, las consecuencias de este acto para el pene del muchacho.

Las notas más peliagudas de la película se alcanzan en el tramo final. “Cabin Fever 2” es una película coral: hay muchos personajes, y cada uno de ellos tiene su propia trama. Para el final, salvo una excepción, se ha optado por concluirlas por separado. Si uno, como fue mi caso, está imbuido y disfrutando con la película, todas y cada una de las conclusiones entran bien, cierran sus tramas y la sensación general es buena. Pero es cierto que, en frío, lo inconexo del último acto parece llevar a preguntarte si eran necesarias tantas historias o algunos elemento importantes, como la misma fiesta de graduación: si la infección anda por todo el pueblo, ¿para qué hacer tanto énfasis en la noche de graduación? En la trama principal, la que llevan sobre sus hombros John y Cassie, se intenta sustituir un final contundente con un par de escenas sangrientas para camuflar que ésta, en realidad, se queda inconclusa. Lo mismo que la del agente Winston –que reaparece en esta secuela- y su colega: ¡maldición!, esta sí que está mal resuelta, y se nota sobre la marcha.

Pero también quiero insistir en esto: a mí, por encima de todo, me pareció una película divertidísima. Empezando por los créditos de apertura, dibujos animados, y acabando por los de cierre, nuevas animaciones que enseñan qué es de algunos secundarios, todo parece estar cuidado, mimado y meditado para que luzca y entretenga. Ti West rueda como Dios y aquí, una vez más, lo confirma. Es capaz de darle personalidad y entidad a un material tópico y escasamente original. Se olvida de sus pretensiones grandilocuentes y artísticas, y se centra en algo mucho más básico pero, por qué no decirlo, más difícil: entretener durante una hora y media. Y lo consigue, vaya que sí, a pesar de que podía haberse perdido por vericuetos “profundos”: recordemos que “Cabin Fever” tenía una doble lectura. Su mecánica funcionaba bien tanto a nivel argumental como a nivel metafórico (la infección se propagaba en función del grado de intolerancia de los jóvenes). No hay rastro de eso en “Cabin Fever 2: Spring Fever”, aunque tampoco se lo echa en falta.

Lo mejor: Que abundan las cosas buenas en la película.

Lo peor: Lo fácil que lo tienen el agente Winston y su colega para escapar del pueblo.

¿Dónde conseguirla?
Gore Nation: “Cabin Fever 2: Spring Fever” en VOSE.

Noche en vela

Josep J., autor de la divertidísima novela online Aberración: Un Serial Vampírico, (no os lo perdáis), nos obsequía con un nuevo relato corto titulado Noche en Vel, el cual viene a recordarnos que la paciencia de todo ser humano tiene sus límites, y que cuando se cruzan dichos límites las consecuencias son imprevisibles. Graicas Josep J.

Creature of Darkness

Un nuevo monstruo se cuela en nuestras pesadillas

Para los amantes de las películas con monstruo nos llega la producción independiente Creature of Darkness. dirigida por Mark Stouffer.

Interpretada por Devon Sawa, protagonista de la primera parte de Destino Final, Creature of Darkness mezcla ciencia-ficción y terror para contarnos la historia Andrew (Devon Sawa), perseguido por la pesadilla de una horrible muerte en las garras de una terrible criatura. Un amigo lo convence de que la única manera de vencer el miedo es enfrentarlo. Cuando un día se disponen a hacer ciclismo con un grupo de aventureros en un terreno remoto, no se imaginan que en realidad están acercándose a la hora y lugar donde se desarrolla la pesadilla…

Creature of Darkness se estrenará en Estados Unidos directamente en DVD el próximo 13 de Abril. A simple vista: baratita pero entretenida. Veremos en que queda todo…

Ganador concurso Zombies

Ya tenemos al primer ganador de un concurso organizado por Almas Oscuras

Ya tenemos ganador para nuestro Concurso Zombies, el primero que organizamos desde Almas Oscuras. En primer lugar agradeceros la participación a todos los que habéis probado suerte. He de deciros que vuestra respuesta ha sido excelente, por lo que en breve organizaremos nuevos concursos.

En referencia al concurso, y cómo no podía ser de otra manera, la mayoría de vosotros ha acertado con los seis fotogramas. Estas son las respuestas correctas:

1. Zombies party (Shaun of the dead)
2. La Tierra de los Muertos (Land of the dead)
3. Nueva York bajo el terror de los zombis (Zombi 2)
4. El amanecer de los muertos
5. ReAnimator
6. Zombie Strippers

El único fotograma que ha traído algún que otro problema es el sexto y último, correspondiente a Zombie Strippers. Algunos la habeis confundido con el episodio de la primera temporada de Masters of Horror titulado Dance of the Dead, dirigido por Tobe Hooper y protagonizado por Robert Englund.

Y, por fin, el ganador. Mi enhorabuena a Ismael Roca Ruiz, ganador del primer concurso de Almas Oscuras. Tuyo es un ejemplar del libro Zombies.

Kurt Josef Wagle & The Legend...

El frío agudiza el sentido del humor

Pocos dudaran de que el noruego Tommy Wirkola, director y co-guionista de Dead Snow, es un tipo con bastante sentido del humor; a la par que un autentico fan del genero terrorífico. No en vano, el mismo interpreta en una breve secuencia a uno de los zombies aniquilados por los montañeros en su propio film.

Pues por si fuera poco, el cachondo del amigo Tommy; mientras se encuentra rodando la misteriosa y esperada Hansel and Gretel: Witch Hunters (¿¿Hansel y Gretel cazando monstruos con mucha ironía y gore??) no tiene otra ocurrencia que rodar paralelamente en los ratos libres, con pocos actores, un guión casi improvisado y mucha cara dura; lo que podríamos denominar como una parodia de The Blair Witch Project: Kurt Josef Wagle And The Legend of the Fjord Witch

Apenas os puedo adelantar mucho del argumento puesto que no hay imágenes, el trailer está en noruego y no existe apenas información en la red más allá de su hipotético estreno en marzo del 2010 (en tierras noruegas). Sin embargo, no me he podido resistir a mostraros el trailer porque lo poquito que se entiende promete una auténtica sucesión de chorradas de bajo presupuesto, solo aptas para los más exquisitos.

Espero que os guste el teaser y tranquilos…también intentaremos ir informando sobre la bizarra revisión de Hansel y Gretel, que debería llegarnos para el 2011.


Bereavement

Llega la precuela de Malevolence

En primer lugar debo reconocer que no he visto Malevolence, slasher del 2004 dirigido por Steven Mena y que, por lo visto, se planteó desde sus inicios como una trilogía. Ahora, diez años más tarde, y dirigida nuevamente por Steven Mena, nos llega su precuela bajo el título de Bereavement (es posible que en algún lugar la encontréis como Malevolence 2: Bereavement, pero finalmente parece haberse dejado el “Malevolence 2” por el camino).

Bereavement cuenta la historia Martin Bristol, un niño de seis años de edad que es secuestrado y forzado a ser testigo de los brutales crímenes cometidos por su mentor Graham Sutter.

Todavía no hay fecha oficial de estreno (se supone que irá directa al mercado DVD USA). De momento os dejo con el trailer de la película y algunas imágenes.

Handling the Undead

La novela de zombis del autor de Déjame Entrar

Nuestro buen amigo Elniniodecristal, propietario del magnífico blog Perdonen las Molestias, nos cede amablemente su reseña de Handling the Undead, novela del sueco John Ajvide Lindqvist anterior a su gran éxito mundial Låt den rätte komma in (Déjame Entrar).

Unos cuantos años antes de que se publicará la maravillosa Déjame Entrar (Låt den rätte komma in), uno de los grandes éxitos literarios y cinematográficos del año pasado, el autor John Ajvide Lindqvist ya había destacado, y mucho, en la todavía desconocida literatura sueca (hay muchos más que Stieg Larsson y más interesantes, como Jo Nesbø o Asa Larsson et al). A pesar de ser su primera novela traducida al inglés ya había publicado otras tres novelas y una serie de relatos en la prensa sueca; como es lógico ahora están traduciendo todos a la carrera, y más aún cuando se han dado cuenta de que este tipo escribe excepcionalmente bien. De hecho en Suecia es considerado uno de los mejores, a pesar de dedicarse al género del terror los propios académicos le confirman como el futuro de la literatura sueca.

EL LIBRO:
Estocolmo, mediados de Agosto del 2002. Algo raro está pasando. Algo que no entienden ni las autoridades, ni los científicos. Nadie sabe porqué hace un calor más propio del sur de España(*), nadie es capaz de explicar porqué TODO el mundo sufre de unas migrañas espantosas y sobre todo nadie sabe porqué cuando enciendes cualquier aparato electrónico luego es imposible apagarlo. Imaginaros la situación, para volverse loco.

David es un cómico semi-famoso que siempre supo que su mujer, Eva, era demasiado buena para él; es algo que le obsesiona día trás día, de hecho no pasa un momento sin pensar que tarde o temprano algo le iba a pasar. Que le iba a dejar, que se iba a cansar de él o algo peor. Y para colmo de sus preocupaciones tienen un hijo pequeño muy espabilado, Magnus, al que dedica la mayor parte de su tiempo libre, que es bastante. Un día, mientras se prepara para salir a escena en una especie de Club de la Comedia sueca, pasan dos cosas, una extraña y una terrible. La extraña es que una vez encendido el sistema de sonido se acopla de forma insoportable, dejando a todo el mundo sordo y al borde de la locura; y la terrible es que su mujer sufre un accidente de tráfico mortal de vuelta a casa. El mundo de David se viene abajo.

Gustav Mahler, no el compositor de música clásica, trabaja en un periódico cubriendo las noticias locales y no es feliz. Es viudo, tiene un marcapasos, sobrepeso, depresión y sú hija, Anna, está catatónica desde que su hijo pequeño, Elias, falleció dejándeles solos y sin ganas de vivir.

Elvy es una abuela viuda que intenta aprender a jugar a la consola y aguanta a Marilyn Manson, sólo para que nieta Flora, antisistema total, se sienta feliz y no vuelva a autolesionarse con cuchillas de afeitar; ya que no soporta a sus padres, ni el mundo en el que vive ni la gente que le rodea. Además las dos tienen una cosa en común, se pueden comunicar telepáticamente y, a veces, escuchar los pensamientos de los que están más cerca. Al abuelo Tore nadie le echa de menos ya que era un cascarrabias de los cojones y la trataba a palos.

En el mismo día Eva, Elias y Tore vuelven a la vida junto con otras 2000 personas que salen de sus tumbas e intentan dirigirse a sus casas. En el caso de Eva es diferente, ya que al haber muerto el día anterior se despierta en el Hospital junto con el resto de habitantes de la morgue; eso implica que están en bastante mejor estado que los que llevan dos meses en la tumba, ya que al parecer nadie fallecido antes de esa fecha sale de debajo de la tierra.

A partir de ese momento los dolores de cabeza desaparecen, los electromésticos se apagan y el caos se apodera de todos los estamentos de la ciudad: los enfermeros y doctores del Hospital comienzan a sufrir crisis nerviosas, el Gobierno no tiene ni idéa de cómo manejar la situación, el ejército espera órdenes y el mundo entero centra su atención en lo que pasa en Estocolmo. Mientras nuestros protagonistas hacen lo que pueden para entender lo que pasa y hacer lo posible por atender a sus “zombies”, excepto la abuela Elvy que encierra al anciano y llama a los médicos para que se lo lleven.

CONCLUSIÓN:
No es la típica novela de zombies que a lo mejor estais esperando, desde luego no son zombies al estilo Romero, aunqué (sin desvelar nada) hay pasajes que te obligan a encender la luz del pasillo para ir a mear… Desde mi modesto punto de vista es más una historia de hasta que punto uno puede amar a una persona y sacrificar todo por ella/él, y una reflexión bastante ácida y mordaz sobre la sociedad actual y sú respuesta ante lo desconocido, e insisto, no quiero contar más por si acaso se publica en español o alguien se anima a leerlo en inglés. Creerme, me lo agradecereis. Una curiosidad: al igual que “Let the Right One In”, frase sacada de una canción de Morrisey, esta novela comienza con otro extracto de una de sus canciones, “There’s a place in hell for me and my friends”

EL TÍTULO:
El original es Hanteringen av odöda, que literalmente se traduciría como “El procedimiento para curar a los no muertos”, nada que ver con el título en inglés y mucho más con el que supuestamente se va a traducir en español: “Ayudando a los no muertos”.

(*) Dos años antes yo estuve trabajando como recogefresas en Dinamarca, en Julio, y no me puse en manga corta ni una sola vez.

Perdonen las Molestias.