VOD

Broken

La supremacía del más fuerte

Broken

Ver ficha completa

  • Título original: Broken
  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2006
  • Director: Simon Boyes y Adam Mason
  • Guión: Simon Boyes y Adam Mason
  • Intérpretes: Eric Colvin, Nadja Brand
  • Argumento: Hope sobrevive a una durísima prueba, quedando a merced de un psicópata que la mantiene retenida en mitad de un bosque. El amor por su hija mantendrá a flote su espíritu de supervivencia.

72 |100

Estrellas: 4

Broken

Por lo visto, los británicos Simon Boyes y Adam Mason tuvieron serios problemas a la hora de encontrar financiación para Broken.
Los anteriores trabajos de Adam Mason (The 13th Sign y Dust) habían pasado prácticamente desapercibidos, por lo que encontrar el apoyo para su nueva propuesta terrorífica no iba a ser una tarea fácil.

Finalmente Boyes y Mason decidieron que la única solución a su problema pasaba por financiarse ellos mismo el proyecto con los pocos medios que tenían a su alcance. Una decisión que, a la postre, tendría una influencia decisiva (y afortunada) en el concepto mismo de lo que iba a ser Broken.

El título inicialmente previsto por Boyes y Mason para su película era The Heart Eater, y su argumento abandonaba a un nutrido grupo de jovenzuelos en mitad de un bosque para ser convenientemente masacrados. Sin embargo, las restricciones presupuestarias provocaron la decisión de sus creadores de simplificar al máximo las cosas. El nutrido grupo de joven carnaza se convirtió en una única y sufrida protagonista de mediana edad enfrentada a su secuestrador. El resultado de todas estas vicisitudes fue rebautizado con el nombre de Broken.

Hope es una madre soltera que intenta rehacer su vida. Tras una agradable cita con un semidesconocido, llega a casa justo a tiempo para dar las buenas noches a su hija Jennifer, de seis años. A la mañana siguiente despierta en el interior de un arcón de madera. Tras sobrevivir a una cruenta prueba de iniciación deberá aprender a convivir con su secuestrador, quien la mantiene retenida en mitad de un bosque.

Esa secuencia citada en el argumento como “una cruenta prueba de iniciación” supone uno de los principales escollos a los que deberá hacer frente Broken. No porque se trate de una mala secuencia… todo lo contrario. Es una magnífica secuencia que aparece prácticamente al inicio de la película, que está rodada de forma espléndida, y que resulta cruel, sádica y un auténtico mazazo para el espectador. Sin embargo también es una secuencia que puede inducir a una idea equivocada sobre lo que Broken nos tiene reservado. Broken no es un sucedáneo de Saw. Ni tampoco es Hostel, ni nada que se la parezca (por más que la comentada secuencia de inicio esté a la altura, en términos de crueldad explícita, de los citados títulos).

Broken es una película de personajes. Todo su argumento gira en torno a la relación entre una víctima cautiva y su secuestrador. Tras un intenso comienzo, capaz de ponerte el corazón en la boca, Broken recupera su ritmo natural, pausado y contemplativo, para establecer los sólidos cimientos que definirán una relación en la que cada uno de los involucrados irá evolucionando según sus propias necesidades, de supervivencia por un lado (el lado de la víctima) y de ratificación de la supremacía por el otro (el lado del secuestrador).

La batalla, sin cuartel tanto a nivel físico como emocional, está servida. Hope, la víctima, deberá superar el pánico y el dolor iniciales para así ser capaz de encontrar las armas (psíquicas) con las que hacer frente a su oponente. La necesidad de conocer el destino de su hija le llevará a sacar fuerzas de donde parecía imposible sacarlas.

Por otro lado un secuestrador, del que no sabemos absolutamente nada acerca de sus motivaciones (algo que, muy probablemente, supondrá un grave problema para buena parte de los espectadores), y que deberá actuar siempre con la convicción y dureza necesarias para mantenerse fuerte en su despótica posición dominante. No le resultará fácil. Los días van pasando y la relación entre ambos se va consolidando al tiempo que la cuerda se tensa, hasta el punto de que el secuestrador acabará mostrando sus debilidades y su cansancio… su humanidad, al fin y al cabo.

El trabajo de Boyes y Mason tras las cámaras es soberbio. Una magnífica fotografía, la excelente recreación de un ambiente malsano, la música, los calculados, efectivos y dolorosos estallidos de violencia…; toda una labor que, unida al impresionante trabajo de los dos actores protagonistas, viene a confirmar que Broken es una película poco menos que imprescindible.

Pero a pesar de ello Broken no es una película fácil. Requiere del esfuerzo y la complicidad del espectador. Hay detalles importantes susceptibles de provocar su rechazo. Su ritmo lento (pero necesario), un secuestrador del que desconocemos cualquier razón que le impulse a actuar como lo hace, la insistencia de la protagonista por desaprovechar cualquier ocasión que se le presenta de acabar con su opresor (un servidor ve dicha actitud plenamente justificada en el hecho de que el secuestrador pueda ser la única persona que conozca el paradero de su hija), un tercer personaje en discordia que no aporta demasiado a la trama y un típico final que tanto tiene de impactante cómo de tramposo y sensacionalista.

Recomiendo efusivamente Broken en el supuesto de que todavía no la hayáis visto (… ya me pediréis cuentas más tarde). Pero tened en cuenta, pese a lo que podáis leer por ahí o lo que os puedan sugerir los primeros quince minutos de la película, que no estamos ante un producto derivativo de Saw.
Broken no es torture-porn, ni su principal punto de interés reside en las secuencias de violencia (que también las hay). Broken es la crónica de una terrible y decarnada confrontación, a nivel físico y psíquico, entre desiguales. Un duelo intenso (por momentos brutal), en el que vuelve a ponerse de manifiesto uno de esos temas universales que a algunos tanto nos apasiona: le irracional ferocidad que puede llegar a alcanzar el ser humano.

Atención: la calidad de imagen del trailer es pésima, pero no he encontrado nada mejor.

Lo mejor: La historia, los actores, los estallidos de violencia...

Lo peor: Que se la pueda tomar por lo que no es.

Paranormal Activity

Hogar, dulce hogar

Paranormal Activity

Paranormal ActivityParanormal Activity es el título de la película de bajísimo presupuesto (se especula con 11.000 $ de presupuesto) escrita y dirigida por el israelí Oren Peli, que actualmente está causando sensación en los USA.

Tras las excelentes críticas y reacciones del público cosechadas en los festivales especializados, un gran estudio como es la Paramount decidió hacerse con los derechos de Paranormal Activity en principio para llevar a cabo un remake de la misma. Por suerte, los amigos de la Paramount entraron finalmente en razón y decidieron que lo más acertado era potenciar la película que ya tenían en sus manos y olvidarse del remake.

De esta manera Paranormal Activity iniciará su andadura en los cines USA a partir del próximo 25 de septiembre.

Paranormal Activitycuenta la historia una joven pareja de clase media que se muda a un típico suburbio norteamericano. Ambos están cada vez más preocupados por lo que parece ser una presencia demoníaca en la casa, y que se vuelve más activa durante la noche.
Para tener pruebas de lo que ocurre, instalarán una cámara de vigilancia en la que se grabarán cosas increíbles, especialmente mientras duermen... o al menos mientras lo intentan.

Os dejo el reciente trailer oficial de Paranormal Activity (que capta las reacciones supuestamente reales del público, algo que ya vimos durante la promoción de REC... si no me equivoco), y un enlace al trailer anterior (por si queréis prescindir de las mencionadas reacciones del público).
Trailer anterior (sin reacciones)

Bad Girls Burn in Hell

La familia que tortura unida... permanece unida

Bad girls burn in hell

Los amigos de Death Factory Inc se declaran una productora independiente especializada en "cine de horror underground brutal y extremo". Bajo esta coartada han sido los responsables, hasta el momento, de un par de títulos que no he tenido el placer de ver, Death Factory y Bloodstained Romance.

Bad Girls Burn in Hell es el título de su nuevo trabajo. Dirigida por Joe Hollow y Travis Miller, Bad Girls Burn in Hell cuenta la historia de Ted y Susan Shepherd, un bien avenido matrimonio que parecen llevar una vida perfecta: respetados por todos sus vecinos, plenamente integrados en la comunidad, asíduos a la iglesia... y también raptores y torturadores de jovencitas pecadoras a las que "educarán" en la oscuridad de su sótano.

Torture porn de bajísimo presupuesto, generoso en sangre y chicas ligeras de ropa. Cine exploit de la peor/mejor calaña y del que hacía tiempo que no teniamos noticias en Almas Oscuras.

Chaos

De nuevo... la última casa a la izquierda

Chaos

Ver ficha completa

  • Título original: Chaos
  • Nacionalidad: USA | Año: 2005
  • Director: David DeFalco
  • Guión: David DeFalco
  • Intérpretes: Kevin Gage, Stephen Wozniak y Sage Stallone
  • Argumento: Dos chicas jóvenes acuden a una Rave en mitad del bosque. Su búsqueda desesperada de drogas las llevará hasta una cabaña en la que permanecen refugiados cuatro peligrosos criminales.

39 |100

Estrellas: 2

Chaos

Cuando dentro de veinte años algún aficionado al cine de terror haga repaso de lo que dio de sí la cosecha del 2009, muy probablemente el remake de La Última Casa a la Izquierda dirigida por Dennis Iliadis sea uno de los títulos que saldrá a colación (junto a otros tantos remakes que acabarán copando la lista: Viernes 13, Sorority Row, San Valentín Sangriento…).

Posiblemente, cuando ese mismo aficionado repase la vendimia del 2005, ni siquiera reparará en el hecho de que La Última Casa a la Izquierda ya tuvo su remake inconfeso en Chaos, película escrita (supongo que no le costaría mucho trabajo escribir el libreto de Chaos…) y dirigida por David DeFalco. ¿Remake inconfeso? Así es. Durante los títulos de crédito finales de Chaos no se menciona en ningún momento la película de Wes Craven (a pesar de que el póster de Chaos es una réplica casi exacta del póster original con el que se dio a conocer La Última Casa a la Izquierda original). Uno podría pensar que todo fue una cuestión de disputas legales por los derechos de autoría y que David DeFalco no tuvo la posibilidad de presentar su película cómo un auténtico remake de La Última Casa a la Izquierda; el problema es que durante esos mismos títulos de crédito que omiten el nombre de Wes Craven se puede leer la sentencia “Basada en una idea original de David DeFalco y Steven Jay Bernheim”… y eso duele.

Duele porque la historia que nos cuenta Chaos es una copia casi exacta de lo que nos contó Wes Craven en 1972 (y, por favor, que nadie vaya a decirme que DeFalco se basó en El Manantial de la Doncella, de Bergman). Me da muchísima pereza, pero ahí va el argumento: dos chicas jóvenes acuden a una Rave en mitad del bosque. Su búsqueda desesperada de drogas las llevará hasta una cabaña en la que permanecen refugiados cuatro peligrosos criminales. Las chicas se verán sometidas a todo tipo de torturas y vejaciones por parte de sus raptores.

Pero, por mucho que pueda doler esa sentencia antes mencionada, tampoco hay que rasgarse las vestiduras y desestimar una propuesta cómo Chaos tan sólo por la sinvergüencería demostrada por DeFalco a la hora de apuntarse la autoría de la idea original. Al fin y al cabo, Chaos es puro cine de explotación… en su máxima expresión (de qué otra manera podría entenderse ese infame anuncio, al inicio de la película, que nos avisa de que Chaos es una de las películas más brutales jamás filmada para, acto seguido, afirmar que su intención es la de “educar y salvar vidas”… impresionante. Me quito el sombrero. No pude evitar una sonora carcajada).

Todo en Chaos está pensado para recaudar un buen montante de dólares en su distribución en el mercado doméstico. Y para alcanzar dicha meta, DeFalco sabe perfectamente que La Última Casa a la Izquierda de Craven supone un material de partida inmejorable.

¿La manera de “explotar” ese material de partida? Muy sencillo, aumentar considerablemente el nivel de brutalidad, repugnancia y perturbación en las secuencias de violencia.
DeFalco logra parcialmente su objetivo. Ciertamente aquellas secuencias en que los criminales violan y agraden a las muchachas superan en brutalidad y repugnancia a lo visto en el original de Craven (y, por supuesto, en dichos términos, sobrepasan, en mucho, los logros del remake de 2009). Y ese es, sin duda alguna, el gran (¿y único?) acierto de Chaos y la razón por la que los amantes del exploit deberían acceder a la película de DeFalco sin pensárselo dos veces. Sin embargo es mucho más discutible que aumentar los niveles de atrocidad y barbarie en determinadas secuencias (muy puntuales), sea sinónimo de encontrarnos ante una experiencia global más perturbadora que la ofrecida por la película original de Craven. Un servidor no tuvo, en ningún momento, dicha sensación.

Ya sea porque los villanos de la función carecen de ese inolvidable aire de amenaza, agresividad y, porque no decirlo, carisma de David Hess y compañía (pese a los esfuerzos de un muy acertado Kevin Cage en el papel de Chaos), o porque las víctimas no logran transmitir, de forma convincente, todo el dolor del que son objeto, o quizás porque me faltó esa musiquita country tantas veces criticada en el clásico de Craven o, en definitiva, porque todo lo visto en Chaos ya lo había visto antes… pero lo cierto es que la película de DeFalco en ningún momento me resultó tan incómoda, y de difícil digestión cómo la primera vez que vi La Última Casa a la Izquierda de Wes Craven.

Incrementar la truculencia de determinadas secuencias no es suficiente para amplificar el nivel de pesadilla experimentado. Chaos así lo confirma.

Con todo esto, Chaos no dejaría de ser un experimento curioso y aceptable (por lo que supone ver cómo DeFalco, efectivamente, pone toda la carne en el asador en las secuencias de violencia), si no fuera por el desastroso y ridículo final que nos tenía reservado.
El desenlace de la película es, probablemente, el único momento en que DeFalco se aleja, con decisión, de lo expuesto anteriormente en La Última Casa a la Izquierda. A priori no me parece una actitud reprochable. Todo lo contrario. No soy amante de los remakes. Así que cuando me enfrento a uno de ellos, por regla general, suelo agradecer cualquier intento de apartarse, definitivamente, de lo expuesto por el original. Chaos es una excepción a esta regla.

Su último tramo, y en especial su secuencia final, se desvincula totalmente de lo expuesto por Craven en La Última Casa a la Izquierda. El problema es que el final alternativo propuesto por DeFalco en Chaos (supuestamente justificado por las ideas racistas de uno de los personajes… no lo tengo nada claro) es un auténtico desastre. Una estrepitosa incongruencia que te deja con un mal sabor de boca terrible. Una innegable estupidez de las que claman al cielo.
El único instante en que DeFalco pretende ser original. La única idea propia que el bueno de DeFalco tiene en su poder… y es la culpable de que la película acabe hundida en un pozo de miseria.

Lo mejor: las secuencias de violencia contra las chicas son brutales.

Lo peor: el horrible final le resta muchos puntos.

Legion

Ángeles con alas sucias

Legion

Supongo que Legion será una película de la que oigamos hablar mucho en los próximos meses. Dirigida por Scott Stewart (experto en efectos visuales que ha trabajado en producciones como Superman Returns o Sin City), y con Dennis Quaid y Paul Bettany al frente del reparto, Legion es un thriller de acción apocalíptica que cuenta la historia de cómo Dios, tras perder su fe en la humanidad, envía a sus legiones de ángeles para borrar al hombre de la faz de la tierra. Un grupo de personas, atrapadas en un restaurante de carretera, intentarán hacer frente a la amenaza con la inesperada ayuda del arcángel Miguel, quién mantiene la esperanza de que el hijo no nacido de una de las camareras suponga la última esperanza para la humanidad.

El trailer es muy prometedor (no hay que perderse a la abuela trepamuros). Legion se estrenará en las salas norteamericanas el próximo 22 de enero de 2010.

The House of The Devil

Canción de cuna para el diablo

The House of the Devil

The House of the Devil Con un aire muy ochentero (no hay más que ver el póster oficial de la película) pronto nos llegará, tras su exitoso paso por el Tribeca Film Festival, dónde cosechó muy buenas críticas y tuvo una excelente acogida por parte del público, The House of the Devil, dirigida por el norteamericano Ti West (quien también está ultimando los últimos detalles de Cabin Fever 2: Spring Fever).

The House of the Devil cuenta la historia de Sam, una joven universitaria desesperada por encontrar un trabajo con el que pagar el depósito de su nuevo apartamento. Su búsqueda le llevará hasta una vieja mansión en mitad de un bosque, dónde es contratada cómo babysitter. Su primera noche de trabajo coincide con un eclipse lunar total... pronto descubrirá el terrible secreto que esconden las paredes de la mansión.

Terror satánico y sacrificios humanos ubicados en los años 80... me apetece mucho la propuesta de Ti West. House of the Devil se estrenará en los USA el próximo 30 de Octubre.

It's Alive

El bebé vuelve a hacer de las suyas

It's Alive

It's Alive Josef Rusnak es el director de It's Alive (en España conocida con el título de Estoy Vivo), remake del clásico de la serie B del mismo título escrito y dirigido en 1974, por el inefable Larry Cohen, quién posteriormente dirigió dos secuelas del original.

Cuando la joven Lenore da a luz a su primer hijo, decide dejar la escuela y trasladarse, junto a su novio, a una casa de campo. El destino de la nueva y feliz familia dará un giro inesperado cuando descubran que la muerte violenta e inesperada de animales y personas, puede estar relacionada con la presencia del recién nacido.

El estreno del remake de It's Alive se anuncia para el próximo 6 de Octubre, en sus dos ediciones rated y unrated ¿? (lo cierto es que esta dualidad rated/unrated nunca he acabado de comprenderla). Por lo visto el mismo Larry Cohen ha estado involucrado en la escritura del guión.

The Shrine

Cultos satánicos en Polonia

The Shrine

The Shrine Jon Knautz, director de la divertida Jack Brooks: Monster Slayer ya tiene casi a punto su nuevo proyecto: The Shrine.

Tras la misteriosa desaparición de unos jóvenes excursionistas norteamericanos, un grupo de reporteros investigan su desaparición en un lejano poblado de Polonia llamado Alwaina. Tras las primeras pesquisas descubrirán que Alwaina esconde un perturbador pasado de cultos diabólicos cuyas actividades incluyen sacrificios humanos.

Pese a estar ambientada en Polonia, The Shrine se ha rodado en Canadá, tierra natal del director. Su estreno está previsto para principios del 2010.
Ni la historia ni el trailer de The Shrine acaban de convencerme. Sin embargo me gustó Jack Brooks: Monster Slayer, así que espero tener la oportunidad de ver el nuevo trabajo de Jon Knautz.