VOD

Hidden

A vueltas con el After Dark HorrorFest 4

La noruega Skjult (Hidden será su título en los USA) es otra de las elegidas para formar parte del cartel del próximo After Dark HorrorFest en su 4ª edición.

Hidden, dirigida por Pål Øie, autor de Dark Woods, y protagonizada por Kristoffer Joner cuenta la historia de Kai Koss, quién siendo un niño se escapó de su casa internándose en un bosque huyendo de su madre, terriblemente perturbada.

En la actualidad, su madre ha muerto, y Kai ha heredado la misma casa del bosque de la que huyó 19 años atrás. Cuando Kai vuelve a la casa, se encontrará con una serie de eventos que van más allá de su propio control. Su antiguo hogar esconde un secreto más cruel de lo que jamás haya podido llegado a imaginar.

El After Dark HorrorFest iniciará su andadura el próximo 29 de enero de 2010. Si no me equivoco Hidden es la última incorporación al festival tras la confirmación de títulos cómo Dread, The Graves, Lake Mungo, The Final, y ZMD: Zombies of Mass Destruction.

Nacimiento Mortal

El amigo Andrés Pons, al que podéis seguir prácticamente a diario en El Blog del Sr. Pons, nos trae un nuevo relato titulado Nacimiento Mortal, que cuenta la historia de un hombre cuya vida queda destrozada por un cúmulo de desgracias familiares que incluyen la monstruosidad y la deformidad. No os lo perdais…

Bitch Slap (5)

Regresan a Almas las macizas del desierto

¡Anímense caballeros! (y señoritas…). Nos visitan de nuevo las macizas del desierto, con motivo del nuevo trailer de Bitch Slap. Y su presencia es siempre motivo de deleite y algarabía (al menos para un servidor…).

Os recuerdo el argumento: Bitch Slap sigue las andanzas de tres chicas malas que viajan hasta un desierto con la intención de robar 200 millones de dólares. La codicia no tardará en hacer acto de presencia y las tres zorras intentarán, por todos los medios, hacerse con la totalidad del botín.

Acabo de ver anunciada una fecha de estreno para el próximo 8 de enero en los USA. Se trataría de un estreno muy restringido en salas de cine a la espera de su lanzamiento en DVD. Lo cierto es que tengo la sensación de que a estas alturas, y con el tiempo que llevamos hablando de Bitch Slap, la cosa se está retrasando más de lo deseado… lo cual nunca es buena señal (algunas imágenes del nuevo trailer me han traído a la memoria el Spirit de Frank Miller, con el consiguiente retortijón de tripas).

Para más información podéis consultar los siguientes enlaces:
Bitch Slap (1): imágenes y teaser trailer.
Bitch Slap (2): imágenes revista Maxim.
Bitch Slap (3): imágenes.
Bitch Slap (4): imágenes.

Altitude

¿Alguien ha visto a ese demonio en el ala del avión?

Kaare Andrews, prestigioso autor de comics que se ha labrado una, por lo visto, merecida reputación como portadista barajando estilos muy diversos, debuta en la dirección cinematográfica con Altitude, película de horror que cuenta la odisea de un grupo de amigos que emprenden un viaje en avioneta a manos de una piloto inexperta. Tras diversos problemas derivados de una avería mecánica y la pérdida momentánea del control del aparato, los pasajeros de la avioneta deberán enfrentarse a una monstruosa y maligna fuerza de tintes lovecraftnianos (un dato que aparece en prácticamente todas las reseñas de la película) que amenaza con derribarles.

Por un instante me he acordado del genial episodio de En los límites de la realidad (Twilight Zone, 1982), en el que John Lithgow se enfrenta a la terrorífica visión de un demonio destrozando el motor y el ala del avión en el que viaja. Dicho episodio lo dirigía el australiano George Miller (Mad Max, 1979), contaba con el guión del escritor Richard Matheson (Soy Leyenda), y justificaba, por sí solo, el visionado de la película. Una auténtica obra maestra… Supongo que no habrá que ser tan exigentes con Altitude.

Todavía no hay fecha de estreno prevista para Altitude. Espero que no se demore en exceso…

Dread

Lo último de Clive Barker

Tras el buen sabor de boca que dejaron El Tren de la Carne de Medianoche y Book of Blood, ahora le llega el turno a Dread, producción inglesa dirigida por Anthony DiBlasi y basada en un relato homónimo de Clive Barker incluído en la antología Libros de Sangre.

Dread cuenta la historia de Quaid, quién siendo todavía un niño presenció el brutal asesinato de sus padres y, desde entonces, vive aterrorizado por terribles pesadillas. Ignorantes de este suceso traumático, dos compañeros se unirán a Quaid en un proyecto que pretende analizar los miedos más profundos del ser humano. A medida que el estudio progresa, Quaid verá la oportunidad de escapar a sus propias obsesiones explorando los miedos de sus compañeros de experimento.

Dread formará parte del próximo After Dark HorrorFest, así que posiblemente a principios del 2010 tengamos la oportunidad de verla.

Hybrid

El Maxi-tunning asesino...

El francés Eric Valette (Malefique, 2002), se pone nuevamente tras las cámaras para dirigir Hybrid, en su segunda tentativa norteamericana tras el fallido remake de Llamada Perdida (One Missed Call, 2008).

Hybrid nos trae ecos del Christine de John Carpenter (1983), basada en un relato de Stephen King, Maximum Overdrive (conocida en España cómo La Rebelión de las Máquinas, 1986), fracasado intento del propio King de dar el salto a la dirección cinematográfica, The Cars That Ate Paris, del australiano Peter Weir, o incluso de El Diablo Sobre Ruedas (Duel, 1971), el soberbio debut televisivo de Steven Spielberg.

Un misterioso automóvil es depositado en el garage de la policia de Chicago tras un accidente mortal en el que se vio implicado. La mecánica del garage, Tilda, y su equipo de jóvenes ayudantes, pronto descubrirán que el automóvil tiene la terrorífica virtud de transformarse en coches distintos para confundirse y que en lugar de necesitar un motor para funcionar, respira.

Por supuesto, las nuevas generaciones que acuden en masa a las salas de cine también encontrarán en Hybrid evidentes puntos de conexión con el díptico Transformers de Michael Bay. Todavía no hay fecha de estreno para Hybrid

Deus Irae

Este cura sí sabe cómo exorcitar a los demonios...

Desde Argentina nos llega la producción independiente Deus Irae, escrita y dirigida por Pedro Cristiani y que promete darle un giro algo alocada (ver al sacerdote metralleta en mano de la fotografía) y sin complejos al trillado género de las posesiones/exorcismos.

Os transcribo parte de su sinopsis oficial: Existe una frágil frontera entre nuestro mundo y el reino de las tinieblas: un límite donde criaturas pesadillescas se agazapan en las sombras, esperando la oportunidad para poseer a los más inocentes, y así usarlos como un portal para infectar nuestro mundo. Una sola cosa los viene deteniendo: una orden secreta de sacerdotes que dedican su vida a proteger ésta frontera. Soldados de una guerra secreta, que buscan al Mal para verlo a los ojos... y destruirlo. Ellos son los ‘Deus Irae’.

Pero cuando uno de los tres, el Padre Marcos, es infectado por una niña poseída, decide guardar el secreto y convertirse en fugitivo de su propia gente.

A continuación podéis disfrutar del magnífico teaser de Deus Irae. ¡¡¡Así se exorcita a un demonio, leches!!!

Pandorum

Una nave espacial abandonada no es un buen sitio para pasar las vacaciones

Pandorum

Ver ficha completa

  • Título original: Pandorum
  • Nacionalidad: USA/Alemania | Año: 2009
  • Director: Christian Alvart
  • Guión: Travis Milloy
  • Intérpretes: Dennis Quaid, Ben Foster, Cam Gigandet
  • Argumento: La nave Elysium transporta a 60.000 personas en busca de la salvación. Destino final: el planeta Tanis. Tras una prolongada hibernación, un par de tripulantes despiertan para comprobar que las cosas no han ido bien durante el viaje.

54 |100

Estrellas: 3

Pandorum

Pandorum parecía reunir, a priori, todos los elementos necesarios para convencerme.
El claustrofóbico escenario de una nave espacial a la deriva (del que siempre he sido un adicto), una interesante historia no-lineal que se va construyendo a golpes de memoria, una heroína de armas tomar, una plaga de ¿alienígenas? caníbales, un mucho de ciencia-ficción, un poquito de terror, las dosis necesarias de acción, e incluso Dennis Quaid, un actor que siempre me ha caído en gracia.

En el año 2100 el planeta Tierra es un lugar inhóspito a consecuencia del agotamiento de los recursos naturales (cómo muy bien nos muestra una imagen que parece sacada directamente de Wall-E). 60.000 seres humanos son los escogidos para forman parte de la tripulación del Elysium, una gigantesca nave que pone rumbo hacia el planeta Tanis, cuyas condiciones de habitabilidad parecen ofrecer una promesa de supervivencia y perdurabilidad.

Las duras condiciones del viaje obligan a la tripulación a sumirse en un largo periodo de hibernación controlada. El sargento Bower y el teniente Payton parecen ser los primeros en despertar del largo sueño. Desorientados y con pérdidas de memoria, pronto se dan cuenta de que algo terrible ha sucedido en el interior de la nave. El Elysium se encuentra varado, y una tribu de monstruos caníbales está dando buena cuenta de los pocos supervivientes que quedan. La única salida es reactivar el generador central de la nave y volver a poner rumbo a Tanis.

El punto de partida es excelente, de lo más prometedor. Uno de esos argumentos comunes (que además esconde un par de giros realmente interesantes hacia el final), tan habituales en el cine de ciencia-ficción, pero que llevados a la pantalla con un mínimo de acierto y talento, suelen dar excelentes resultados y otorgar agradables sorpresas al aficionado.

Sin embargo Pandorum, dirigida por el alemán Christian Alvart (Antikorper, Expediente 39), y producida por el inefable Paul WS Anderson (un dato a tener muy en cuenta), conjuga demasiados factores en su contra cómo para acabar siendo el entretenimiento sencillito pero tremendamente efectivo que un servidor se esperaba.

Sería bastante asequible trocear Pandorum en varios trocitos y reconocer en cada pedazo la enorme influencia de diversos títulos de la ciencia-ficción y el terror (algunos de ellos muy relacionados con la filmografía de Paul WS Anderson) de los últimos años. Y dentro de este superfluo ejercicio de disección quirúrgica, hay pedazos de Pandorum que me gustaron, y otros en que una evidente sensación de déjà vú acabó resultándome molesta.

El escenario me parece fantástico. El interior del Elysium, repleto de tubos, pasadizos, conductos de aire, repentinas salas inundadas por una cegadora luz blanca… creo que seríamos capaces de recorrer el interior de dicha nave con los ojos cerrados. Nos la sabemos de memoria, y eso es precisamente lo que me encantó. Aunque también es cierto que a Christian Alvart le hubieran ido de maravilla un par de focos de más con los que iluminar un poquito algunos rincones de la nave y que las cosas quedasen algo más claras (y visibles) para todos.

Es en las secuencias de acción pura y dura dónde Pandorum muestra su peor cara. Con una heroína que parece sacada de la saga Resident Evil, un musculado superviviente que habla una extraña lengua, y un grupito de monstruos, expertos en artes marciales ¿?, que perfectamente podrían pasar por parientes, en primer grado, de las criaturas subterráneas de The Descent, o los Orcos de El Señor de los Anillos (incluso hay un monstruo-niño que me recordó a alguno de los infectados-poseídos de la reciente REC 2); Pandorum nos ofrece una serie de piezas de acción que en ningún momento lograron activar mi torrente adrenalítico. Los monstruos de marras pasan la mayor parte del tiempo corriendo de un lugar a otro sin que apenas haya un enfrentamiento directo. Y cuando finalmente lo hay, descubrimos a expertos karatekas lanzando patadas voladoras sin ton ni son. Todo ello me arrastró a la conclusión de que Pandorum, en cuanto a la acción que atesora, no cumple con los mínimos exigidos.

Y finalmente la historia. Es de agradecer (y alabar) que al menos Christian Alvart se esfuerce en contarnos una historia. Pandorum, efectivamente, tiene mucho que contar. En ocasiones demasiado… Utilizando el recurso (tampoco novedoso) de ir desgranando el argumento a medida que los protagonistas van recuperando su memoria, Pandorum nos cuenta una interesante historia, no exenta de un par de giros inesperados y muy acertados, pero que en ocasiones se dilata en exceso y sufre una sobrecarga de información. Consecuencia directa de esta excesiva necesidad por contarlo todo y dejarlo todo atado y bien atado, es un exceso de metraje bastante evidente. A Pandorum le sobran, fácilmente, unos quince o veinte minutos de metraje. Con todo me reitero en que la historia acaba siendo atractiva (pese a que a Christian Alvart le falta agilidad narrativa a la hora de contarla) y su culminación, en una sensacional y sorprendente secuencia final, es de lo mejorcito que nos depara Pandorum. En definitiva, Pandorum es un producto que probablemente logrará cautivar a los amantes del género de la ciencia-ficción (al fin y al cabo tampoco hay demasiadas oportunidades al año de disfrutar de películas adscritas a dicho género), pero que encuentra en la mediocridad de sus secuencias de acción y en su incapacidad para sintetizar de algún modo la historia que nos cuenta, un par de escollos difíciles de salvar y que provocan que no acabe siendo el magnífico espectáculo que todos esperábamos de ella. Pese a todo tampoco sería justo condenarla al fuego purificador. Pese a sus defectos logra resultar entretenida durante buena parte de su metraje.

Lo mejor: la historia y su final.

Lo peor: las secuencias de acción (sobre todo el enfrentamiento, cara a cara, entre uno de los protagonistas y un monstruo).