VOD

Concurso Zombies

Llévate a casa un ejemplar de Zombies

Ya tenemos en marcha el primer concurso de Almas Oscuras. El premio creo que os puede interesar: un ejemplar nuevecito de Zombies, novela publicada en 2009 por la Editorial Minotauro.

El libro fue presentado en su día por Bob Rock. Os dejo con un extracto de su comentario:
De un tiempo a esta parte, el sabroso negocio de los devoracerebros ha tomado fuerte presencia en las letras impresas: Comics y novelas. Campos donde, como en el séptimo arte, podemos encontrar obras maestras (“Los Muertos Vivientes” comic-books de Kirkman ó la genial y divertida Zoombi), obras banales (casi todo lo escrito por Steve Niles) u obras de consumo rápido.

Zombies, de la editorial Minotauro (noviembre 2009), es una obra de este último tipo. Seiscientas cincuenta páginas que se asemejan a un festín de comida rápida. Esta buena pieza de la que os hablo es un compendió de treinta y una historias cortas exclusivamente centradas en cadáveres andantes. La analogía de la comida rápida me ha parecido adecuada, sobre todo teniendo en cuenta que todas las historias que componen este libro (editado el año pasado en Estados Unidos como “The Living Dead”) son de autores anglosajones, y salvo uno pocos, todos ellos norteamericanos.
Eso sí, contamos con lo más granado de la lengua inglesa fantástica moderna: Stephen King, Neil Gaiman, Poppy Z. Brite, Harlan Ellison, Dan Simmons, etc.

Para conocer las sencillísimas bases de nuestro primer concurso tan sólo debéis seguir el siguiente enlace:

Sick Girl

¿Víctima o verdugo?

Sick Girl

Ver ficha completa

  • Título original: Sick Girl
  • Nacionalidad: USA | Año: 2007
  • Director: Eben McGarr
  • Guión: Eben McGarr
  • Intérpretes: Leslie Andrews, Charlie Trepany, Katherine Macanufo
  • Argumento: Izzy Shea, tras las pérdidas de sus padres y su hermano mayor, queda al cuidado de su hermano menor. Su vida está condicionada a unos terribles estallidos de violencia.

70 |100

Estrellas: 4

Tras la desaparición de sus padres, y la ausencia de su hermano mayor (por el que sentía algo más que un simple amor fraternal), la joven Izzy Shea se ve obligada a sacar adelante a la única familia que le queda: su hermano menor. Para ello tan sólo contará con la ayuda de un robusto y bonachón motorista amigo de su padre.

Semejante argumento podría dar tanto para una comedia sentimental protagonizada por una joven actriz emergente, especializada en este tipo de productos (no me obliguéis a dar nombres… me estanqué con Meg Ryan como reina absoluta de la comedia romántica); como para un melodrama “indie”, aderezado con un par de canciones pop resultonas y no muy comerciales, y dando la campanada en la próxima ceremonia de los Oscars, alzándose con la estatuilla al mejor guión original.

Pero nada de esto ocurre en la película que hoy nos ocupa. Si en lugar del romanticismo o el melodrama rural nos situamos en el terreno de la violencia, la escatología, las torturas, humillaciones, mutilaciones, violaciones y los asesinatos a sangre fría, el resultado final será algo parecido a Sick Girl, una de las películas independientes más extrañas e interesantes de los últimos años.

El gran acierto de Eben McGarr (director y guionista) consiste en no reducir Sick Girl a una simple sucesión o compendio de secuencias escabrosas y violentas (que las hay… y harán las delicias del aficionado), y tomar, en su lugar, la sabia decisión de presentarnos a un personaje complejo – la “chica enferma” a la que hace referencia el título de la película – cuya vida, lejos de la normalidad aparente, se encuentra decisivamente marcada por una serie de traumas familiares que, SUPUESTAMENTE, acaban definiendo una personalidad trastornada y con una insana tendencia a provocar el dolor y el sufrimiento ajeno.

Y ese “supuestamente” que establezco hace referencia a otro de los factores importantes que definen Sick Girl: su total ambigüedad en el mensaje que transmite.
Por un lado McGarr se esfuerza en hacernos creer que los actos violentos de Izzy responden a una serie de traumas sufridos por la protagonista en el pasado (la pérdida de sus padres y de su hermano mayor – del cual se desprende una presunta relación incestuosa –) y a la necesidad de sobreproteger a su hermano menor. Sin embargo, los brutales y exageradísimos estallidos de violencia a los que asistimos por parte de Izzy nos hacen pensar en una auténtica “Natural Born Killer” (una “asesina nata” a imagen y semejanza de la película de Oliver Stone), que disfruta y se relame con cada nueva tortura, cada nueva humillación, cada nuevo asesinato; y en los que muy poco tienen que ver, a modo de posible factor detonante, los problemas que haya tenido la protagonista siendo niña o los estrechos lazos que la unen a su hermano menor.

Como consecuencia de ello resultaría sencillo acusar a McGarr de manipulador, de impostor. De intentar camuflar la obscenidad y la violencia que desprenden algunas de las imágenes de Sick Girl bajo un irreal traje de denuncia social y drama familiar hecho a medida. De intentar hacernos creer que Sick Girl esconde algo más profundo cuando, en realidad, lo único que realmente tiene fuerza en la película son las secuencias de violencia. De intentar justificar el brutal comportamiento de Izzy mediante una inexistente e innecesaria coartada moral.
Sin embargo no seré yo quien vierta este tipo de acusaciones sobre Mr. McGarr, ¿por qué razón? Pues, sencillamente, porque esa contraposición entre los momentos familiares de Izzy (la relación con su hermano y con el fornido motorista) y los instantes de extrema violencia, me pareció fascinante. Acepto el presunto engaño de McGarr. Y lo acepto porque Sick Girl me atrae, me convence. Porque su ambigüedad moral me cautiva.

De ese contraste entre la vida familiar de Izzy y su apetito por consumir dolor ajeno, nace una de las películas más inclasificables que recuerdo. Por momentos un drama familiar y humano situado en un entorno rural, y por momentos un torture porn sangriento, escatológico, sexual y pasado de vueltas.

Todo ello provoca en Sick Girl la “extrañeza” a la que me refería al principio. Una extrañeza que viene resaltada por una espléndida fotografía, luminosa y gastada (deudora del cine de horror norteamericano de los setenta), una magnífica utilización del sonido (y también de la “carencia” de sonido: ver la secuencia de inicio), y la efectiva labor de todos los actores implicados, desde el niño, cuya presencia no se hace insoportable (lo cual ya de por sí es todo un logro), hasta el papel protagonista de la joven Leslie Andrews, una sick girl sobreactuada en muchos momentos, pero poseedora de un físico, y en especial un rostro, que nos empuja a plantearnos aquello de ¿ángel o demonio?

Incluso para todos aquellos a los que la historia personal y familiar de Izzy os traiga sin cuidado, apuntaros que Sick Girl tiene a su favor una secuencia final realmente perturbadora y radical en la que McGarr echa el resto.

Sick Girl es una excelente propuesta independiente. Una película atrevida y diferente. Que no pase desapercibida…

Lo mejor: esa convivencia entre drama familiar y humano y torture porn pasado de vueltas.

Lo peor: a quiénes tan sólo les interese la violencia les puede resultar aburrida. Que pase desapercibida…

Arrastrandose

Hoy tenemos una nueva incorporación en nuestra sección de relatos de terror. Su nombre es J.M. Debaruch, escritor, pintor y arqueologo ocasional, cuya última novela on-line podéis seguir en la siguiente dirección: Sometimes.
Os dejo con la presentación del propio J.M. Debaruch… ¡Bienvenido!

De profesión arqueólogo discontínuo. Escribo desde que tengo uso de razón, es decir, la semana pasada. Es broma, la verdad es que no lo recuerdo, era muy joven y poco original. Empecé a tomarlo en serio hará diez años y siempre he tocado la temática de terror exepto en dos ocasiones (La casa Amarilla, y psiquica) para concursos literarios fuera de este orden.

La necesidad diaria de una ingesta mínima de proteíanas me ha llevado a trabajar en una web de viajes (reserva123.com) en cuyo blog voy a empezar a publicar una novela interactiva de viajes (fuera de la temática truculenta que tanto nos gusta, pero hay que comer ¿no?) y también publico online la siguiente novela que voy a autoeditar “Sometimes”. Me gusta desarrollar mis personajes, por lo que no suelo hacer cuento corto, y pocas veces he aspirado a otra cosa que no sea entretener porque el resultado suele quedar demasiado “pretencioso”.

Suicide Girls Must Die

Alguien está degollando a las chicas semidesnudas y tatuadas

Para todos aquellos que no conozcais el fenómeno Suicide Girls deciros que se trata de una popularísima página web con un eslogan que deja las cosas muy claras; “Beautiful naked girls with tattoos” (chicas guapas desnudas con tatuajes).

Suicide Girls nació en el año 2001, de la mano de Sean Suicide (Sean Suhl) y Missy Suicide (Selena Mooney), apropiándose de un término (el de Suicide Girl) que a menudo se atribuye al célebre escritor norteamericano Chuck Palahniuk en su novela Survivor (Palhniuk es el autor de El Club de la Lucha).

En el 2010, Suicide Girls expande sus fronteras con una película de horror que se estrenará en los USA el próximo 12 de Marzo. Su directora, Sawa Suicide, y su título definitivo, Suicide Girls Must Die.

La película se anuncia como El Primer Reality de Terror, y la esencia del proyecto consiste en reunir a doce ilusas modelos repletas de tatuajes (no tenían ni idea de que iban a protagonizar una película de terror) en mitad de un bosque para protagonizar un videocalendario. Dos de ellas desaparecen misteriosamente, y al resto se las hace creer que alguien está dispuesto a acabar con ellas, una tras otra.

En fin, que la cosa nos puede recordar tanto a Gran Hermano, cómo a El Proyecto de la Bruja de Blair o, sobre todo, a aquella infame película titulada El Gran Marciano (2001), en la que a los protagonistas del primer Gran Hermano español se les hacía creer que entraban en contacto con vida alienígena. ¿El hecho diferencial de Suicide Girls Must Die? Chicas ligeritas de ropa y tatuadas…

Primal (2)

¿Preparado para convertirte en un ser primario?

Primal

Hace ya bastante tiempo os hablaba de Primal, survival australiano cuyo teaser se estrenó en el pasado Festival de Cannes. Pues bien, a principios de este mes, y coincidiendo con el estreno de Primal en el European Film Market de Berlin, ha aparecido por fin el trailer oficial de la película, dirigida y escrita por el debutante Josh Reed; y un servidor, amante del survival y la sangre, se ha quedado con ganas de más. Por mi parte, pasa directamente a engrosar la lista de las más esperadas del año.

Os recuerdo su sinopsis:
Primal nos cuenta la historia de una tribu de aborígenes que, 12.000 años atrás, descubre una presencia demoníaca escondida en sus tierras. Tras la carnicería desatada, un artista de la tribu pinta lo ocurrido en la superficie de una roca.

En la actualidad, Anja y otros cuatro estudiantes, acompañan a su profesor de antropología en una expedición en busca de la legendaria piedra, de la que sólo tienen como referencia el diario de un explorador que contempló la piedra hace cien años, y acabó completamente loco y asesinando a toda su familia.
El viaje no tardará en convertirse en una pesadilla cuando Mel, una de las estudiantes, pierda el control y regrese a un estado primario en el que atacará brutalmente a sus compañeros.

Higanjima

Terror nipón en la isla de los zombis

Higanjima, coproducción japonesa y coreana dirigida por Tae-Gyun Kim, es la adaptación al cine del famoso manga homónimo de Kôji Matsumoto.
Fue estrenada con éxito en Japón el pasado mes de Enero. Para su estreno en DVD USA (previsto para el año el curso), se baraja la posibilidad de rebautizarla con el título de Island of Vampire.

Higanjima cuenta la historia de Akira quien, junto a un grupo de amigos, emprende un viaje a la misteriosa isla Higanjima, donde su hermano mayor permanece desaparecido desde hace meses. Al desembarcar descubren que los habitantes han sucumbido ante los vampiros, los cuales dominan la isla. Akira piensa que todo está perdido y que su hermano ha muerto.
Sin embargo, él está vivo y no fue infectado. Lleva meses entrenándose y sobreviviendo entre los vampiros para vengar la muerte de su novia.

Arco Iris

Esta vez no os traigo un cuento propiamente de terror. No hay ni una gota de sangre, ningún revelador horror cósmico. Solo un escritor y el resultado de su obsesión por alcanzar el Arco Iris. Quiero pensar que es una historia que a Jorge Luís Borges le hubiese caído en gracia, puesto que este cuento se encuadra dentro de esas fantasías tan soñadoras que escribió; aunque mucho más humilde y con mayores dosis de macabra acidez, por supuesto.

Deseo que os guste y que sepáis apreciar el tenue terror que aparece en el corazón humano cuando la realidad de resquebraja a nuestro alrededor.

Zombie Women of Satan

Sangre, tetas y chicas zombi

… Y si con Death of the dead regresabamos a la senda de la comedia zombi disparatada hecha con cuatro dólares, en Zombie Women of Satan no hacemos otra cosa que reincidir en el tema (o tropezar con la misma piedra… otra vez).

En esta ocasión cambiamos la moneda en curso. En lugar de estar hecha con cuatro dólares está hecha con cuatro libras. Los ingleses Warren Speed and Steve O’Brien dirigen Zombie Women of Satan, comedia independiente que relata las aventuras de Skye Brannigan, una estrella del rock desesperada por encontrar a su hermana, abducida por una siniestra secta.
Le acompañan en su misión una singular y bizarra troupe de freaks llamados Flesharama. Juntos deberán hacer frente a las impúdicas mujeres zombis de Satán y a sus dementes creadores: la familia Zander.

Lo dicho… mujeres zombis, freaks, sangre y tetas.