VOD

Amores que matan (2002)

Por María Zaragoza

Comentario: Hoy lo vamos a hacer al revés, comenzaremos por el comentario para terminar por la sinopsis, y tiene su razón: Tenía que desgranar "Amores que matan" (el libro que hoy nos ocupa) paso a paso, aún a riesgo de “destrozar” la trama, para que entendierais el objetivo del libro, que no es otro que hacernos pasar un rato agradable, por lo que he preferido advertirlo antes.
"Amores que matan", escrito por la jovencísima manchega María Zaragoza, es un interesante, entretenido y cómico viaje a través de las partes más “ocultas” de nuestros héroes del terror. En ésta experiencia María Zaragoza, se revela contra los monstruos que tanto miedo le dieron siempre, aplicándoles su particular venganza.

Leer "Amores que matan" es un ejercicio de buen humor, en que se desmitifica a conocidos asesinos de las películas de terror y en el que la humillación sufrida por Michael Myers, Jason, Freddy y Leatherface (entre otros) es notoria y ha de tomarse como lo que es: un chiste en sí mismo.

El libro es una lectura ligera, ingeniosa y bien presentada, donde cada capítulo pretende arrancarnos, si no una carcajada, al menos sí una sonrisa.
Recomendar una lectura así es un acto obligatorio para todo amante del género de terror. Leer "Amores que matan" es una anécdota, un guiño al optimismo, un momento para salir de la caverna del horror y la violencia y dar un paseo al sol.

Amores que matan

Sinopsis: María Zaragoza (la propia autora) viaja de ciudad en ciudad por diferentes países para encontrarse con los asesinos de la películas que tanto la han aterrorizado. Así en su particular excursión conoce a Patrick Bateman, que se cree Superman y piensa que puede volar y que confiesa que en la película American Psycho mató de verdad a los actores y actrices que morían en la ficción.
Bateman desvela el oscuro mundo de las productoras de cine de terror, que contratan a asesinos reales para todas las sagas que tienen éxito: Viernes 13, Halloween... Patrick le confiesa a María que la primera vez que mató a una mujer, lo hizo porque estaba enamorado de su hijo y que esto ocurrió en Cristal Lake. Más tarde se lió con Tuno Negro, y en la actualidad sale con Puri de Alcobendas.

María necesita saber más, por eso va en busca de Norman Bates, ingresado con su “madre” en un sanatorio mental. Norman es muy introvertido y descubre que su vieja ha matado a Teddy (su osito de peluche) tirándolo a la basura y decide comenzar su venganza: se estrangula hasta casi morir, pero María le pone videos de Heidi para apaciguarle...y lo logra. El Motel Bates termina convertido en un club de carretera llamado “la ducha caliente”.

Es la hora de emprender un nuevo viaje, y esta vez la señorita Zaragoza va al encuentro de Leatherface, un artista visceral (compañero de clase de Taxidermia de Norman Bates) y se entera que su verdadero nombre es Alan. Alan o Leatherface es sumamente educado y condescendiente y admite que su sueño es ser actor de The Rocky horror Picture Show interpretando a Frank´n Further para poder trasvestirse. Las obras de arte de leatherface gozan de gran prestigio en el mundo underground, pero Alan no está completo, quiere adelgazar 20 kilos y como buenos propósitos se ha marcado: limpiar la sierra todos los dias, escribir a menudo a Myers y llamar a Jasón por su cumpleaños. Cara De Cuero termina triunfando en el mundo de la moda como diseñador.

Después de semejantes descubrimientos, María está un poco aturdida, pero contenta con los amigos que va dejando en el camino, así descubre a los 5 Ghostface, que son fans de Gran hermano, veían los reportajes de la 2 y se perdían en los supermercados y que la comentan que Sydney es una completa ninfómana.

Pasan los días y pronto da con el paradero de Freddy Krueger, que mantiene un relación clandestina con Jason Vorhees (al que admira en “profundidad”). Freddy entra en Gran Hermano (con una nueva cara que le ha hecho Leatherface) y termina ganando el concurso (el dinero lo dona a Greenpeace) y abre un restaurante de tortilla de patata en Madrid asociado con Hannibal Lecter.

Y hablando de Hannibal Lecter, María le descubre en un casting para Operación Triunfo y se hacen amigos. Hannibal en la actualidad está liado con Sophia Loren, ya que su anterior relación, con Clarice por supuesto, fracasó cuando ella se hizo antropófaga y sus desavenecias culinarias fueron insoportables. En la actualidad es record de ventas con su CD de estilo tecno-funky-rap.

Los días pasan y el dinero escasea, así que María consigue el dinero de las maneras más insospechadas para proseguir con su aventura. Así se presenta en la casa de Michael Myers, que resulta ser un amante esposo y un padre ejemplar, pero que guarda un terrible secreto: su mujer lo maltrata. María le da su apoyo y Michael logra dejar a su maltratadora.En la actualidad es médico de urgencias y mantiene contacto telefónico habitual con su hermana pequeña (excepto en Halloween).

Ya en españa, María descubre que Pedro, un jugador del Valencia, es en realidad Pennywise the clown y le presiona para conseguir una entrevista o desvelará su secreto y allí descubre su desenfrenada vida. Se pasó al Atleti y fue elegido mejor futbolista del mundo.

Finalmente,María se encuentra con Jason Vorhees que termina abandonando el cine y viviendo su desenfrenado romance con Freddy. Jason se ha comprometido a matar sólo en su cumleaños y si cae en Viernes 13, con la condición de que respeten su privacidad.
Así es cómo María es querida por todos los villanos que un día la asustaron. Todos ellos continúan vivos y mantiene una excelente relación con ella, por lo que visitan España de vez en cuando...

Figuras: http://www.mezco.net/

Mum & Dad

Un nuevo concepto de disciplina familiar

Mum & Dad

Ver ficha completa

  • Título original: Un nuevo concepto de disciplina familiar
  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2009
  • Director: Steven Sheil
  • Guión: Steven Sheil
  • Intérpretes: Perry Benson, Dido Miles, Olga Fedori
  • Argumento: Lena trabaja en el aeropuerto. Cuando pierte el último autobús que le llavaría a casa, Birdie, su nueva amiga, le invita a pasar la noche en casa de sus padres. Cuando las puertas de la casa se cierran, la pesadilla da comienzo.

65 |100

Estrellas: 4

Mum & Dad

¿Fundar todo un subgénero basándose únicamente en determinadas escenas de violencia y tortura indiscriminada practicadas sobre víctimas indefensas? Eso es lo que ha conseguido, a grandes rasgos, el torture-porn.
Cómo nuevo género de terror siempre me pareció que estaría muerto apenas iniciara su andadura. Con el díptico "Hostel" (me divertí muchísimo con la primera entrega, y me aburrí terriblemente con la segunda) de Eli Roth y la retahíla de absurdas secuelas de "Saw", el cupo empezaba a estar cubierto. Los productos con la etiqueta colgada de torture-porn que nos llegaban desde el ámbito de la serie B o independiente tampoco ayudaban a ser optimistas (Live Feed, See Jane Run). Y todo esto sin mencionar que el género de torturas no es un fenómeno que se haya inventado o que haya aparecido de la nada durante la última década. La tortura siempre ha existido –y existirá- como una manifestación más de lo que, genéricamente, conocemos como cine gore.

Por lo tanto, presentar "Mum & Dad" simplemente como una nueva muestra del torture-porn me parecería absurdo e injusto con todo lo que tiene por ofrecernos esta impresionante y sorprendente muestra de cine de terror independiente, escrita y dirigida por el debutante Steven Sheil.

Lena, una joven emigrante polaca que trabaja en el servicio de limpieza del aeropuerto londinense de Heathrow, entabla amistad con su compañera de trabajo Birdie y el hermano de esta última. Al perder el último autobús de la noche que le llevaría a casa, Lena acepta la invitación de Birdie de pasar la noche en casa de sus padres, situada muy cerca del mismo aeropuerto. Cuando las puertas de casa de mamá y papá se cierran, Lena empezará a descubrir un nuevo concepto de educación familiar.

Es complicado saber con certeza si la intención de Steven Sheil era ofrecernos una oscura, pero a la vez paródica –y hasta cierto punto divertida-, reflexión sobre el estilo de vida de una desestructurada familia de nivel medio-bajo, o si la pesadilla obscena, sucia, enfermiza, demente y pasada de vueltas que nos ofrecen las imágenes y diálogos de este "Mum & Dad", alcanza un nivel de surrealismo tal, que acaba siendo la única culpable de que una leve sonrisa helada, histérica y culpable se dibuje en nuestro rostro durante la mayor parte de su metraje.

Mantener a la familia unida es lo más importante, y mamá y papá lo saben. Para alcanzar dicha unidad no dudarán en aplicar los más estrictos, crueles, vejatorios y retorcidos métodos de férrea disciplina.

La pesadilla es mayúscula. Violencia, tortura, mutilación, abusos sexuales,… todo vale para hacerle entender a Lena que debe respetar los estrictos códigos de comportamiento (absolutamente inmorales y que incluyen, entre otras lindezas, la permisibilidad de relaciones incestuosas) marcados por su nueva família.

Lena está atrapada. Las constantes idas y venidas de aviones sobrevolando el hogar de mamá y papá son, a la vez, una cruel metáfora de libertad y salvación; y un clarísimo indicador de lo profunda y arraigada que está la pesadilla y lo lejos que se encuentra dicha libertad.
Su única oportunidad para escapar –y sobrevivir- pasa por adaptarse, por integrarse en el núcleo familiar, por ser una más. Y es en esos precisos momentos cuando Steven Sheil aprovecha la oportunidad de teñir el horror y la locura con un soterrado humor negro -negrísimo- que nos hace más soportable el incomodísimo nivel de perversidad.

La aparente normalidad y cotidianidad de un tranquilo desayuno familiar con papá leyendo el periódico y mamá preparando las tostadas, se rompe, súbitamente, con determinados detalles de exagerada y surrealista escabrosidad (uno de los comensales atado a la silla y amordazado, otro trasportando sospechosos paquetes hasta el patio…), logrando la película, en esos instantes, sus mejores registros.

La extraordinaria combinación de normalidad/horror arroja unos resultados excepcionales y tremendamente divertidos. Y en este mismo camino también cabe destacar la acertadísima lucha fraternal que se establece entre Birdie y la recién llegada Lena (ahora hermanastras), ambas dispuestas a cualquier cosa por alcanzar el afecto de mamá, lo cual se traduce, automáticamente, en el visto bueno de papá –toda una garantía de supervivencia-.

Desde el punto de vista técnico hay muy poco que reprocharle a "Mum & Dad". Siendo como es una película de bajo presupuesto, sabe resolver perfectamente todas sus limitaciones presupuestarias con una puesta en escena y fotografía más que aceptables y que logran transmitir esa sensación de pesadilla enfermiza, claustrofóbica y putrefacta que requiere la historia.

Mención especial para todos y cada uno de los actores.
Perry Benson, en el papel de papá, alcanza, gracias a su excelente labor interpretativa, unos níveles increíbles de perversión y locura. Su rol de típico y aburrido padre preocupado únicamente por traer un sueldo a casa y mantener a raya a sus hijos, contrasta perfectamente –y en ocasiones, de forma realmente cómica- con sus repentinos estallidos de violencia, sadismo y depravación sexual (no hay que perderse detalle de su presentación -¿un homenaje encubierto a “American Pie”? No, no lo creo-).

En definitiva, "Mum & Dad" vuelve a demostrarnos por enésima vez que debemos rebuscar en el panorama de la serie B y el cine de horror independiente para encontrar nuevas y originales propuestas.
"Mum & Dad" es una película incómoda, salvaje y enfermiza, con un contínuo caudal de violencia que desemboca en una bizarra y desatada celebración de la navidad, y cuyo final, sin asumir demasiados riesgos, resulta visualmente espectacular.

Lo mejor: que abra nuevos caminos inhóspitos al llamado torture porn.

Lo peor: los que esperen una orgía de vísceras y sangre (ultragore) quedarán decepcionados.

Cubo y mascaras cenobitas

Alicia y David nos regalan nuevas joyas de su colección

Cenobitas

Hace apenas unas semanas Alicia nos presentaba unas increibles máscaras de inspiración cenobita creadas por David que tuvieron una gran aceptación.
Hoy, disfrutamos de una segunda entrega del arte de David con una reproducción del cubo que abre las puertas del infierno, máscaras de algunos de nuestros compañeros de viaje más carismáticos, y tres nuevas máscaras de inspiración cenobita simplemente aterradoras.
Que las disfruteis...

Muchísimas gracias a Alicia y a David.

El Club

Danzando en el Club del Infierno

Andrés es un gran amigo de Almas Oscuras que, periódicamente, nos viene obsequiando con sus terroríficos relatos.
En esta ocasión no debeis perderos "El Club", una auténtico descenso a los infiernos en busca de la más cruel y sangrienta de las venganzas.
Muchas gracias Sr. Andrés (y no os perdais "El Blog del Sr. Pons").

Doghouse

Una salvaje y divertida guerra de sexos

Doghouse

Jake West nos trajo, en el 2005, su irreverente, absurda, demencial y tronchante invasión alienígena titulada "Evil Aliens".
Cuatro años más tarde ya tiene lista "Doghouse", su nueva y prometedora locura repleta de chicas monstruosas, gore, y humor negro.

Danny está deprimido a causa de su reciente divorcio. Sus mejores amigos deciden echarle una mano y le arrastran a un "fin de semana de tios" en el campo… que terminará convirtiéndose en una pesadilla cuando recalen en un pueblo atestado de mujeres psicóticas y homicidas.

El trailer es impresionante... Una especie de "2.000 Maníacos" en el que cualquier especímen con atributos masculinos es susceptible de acabar como plato principal en la mesa de alguna de estas monstruosas mujeres.

Cold Prey 2

Jannicke Vs. el Asesino de la Montaña

Cold Prey 2

Ver ficha completa

  • Título original: Fritt Vilt 2
  • Nacionalidad: Noruega | Año: 2008
  • Director: Mats Stenberg
  • Guión: Thomas Moldestad, Roar Uthaug, Martin Sundland
  • Intérpretes: Ingrid Bolsø Berdal, Marthe Snorresdotter Rovik, Kim Wifladt
  • Argumento: Jannicke es trasladada a un hospital en estado de shock. La policia local, siguiendo las instrucciones de Jannicke, recupera los cuerpos de sus amigos… y del asesino. Las luces del hospital se apagan. La pesadilla no ha terminado.

65 |100

Estrellas: 4

Cold Prey 2

Atención: este comentario contiene referencias explícitas al argumento de "Cold Pray", la película que dio inicio a la saga.

No había ni un ápice de originalidad en ni uno solo de los fotogramas de "Cold Prey", el slasher con el que debutó, en 2006, el director noruego Roar Uthang.
Sin embargo, reunía suficientes puntos de interés como para convertirse en la pequeña sorpresa que acabó siendo: su espectacular y gélido entorno (perfectamente fotografiado), unos protagonistas algo menos estúpidos (y de mayor edad) de lo que nos tiene acostumbrados el slasher norteamericano, un asesino con carisma, una resolución técnica y visual encomiable, y la poderosa presencia de la actriz Ingrid Bolsø Berdal (en mi opinión, la más grata aportación de "Cold Prey"), quien supo dotar a su personaje Jannicke de la fuerza –y belleza- necesaria para consolidarse como una de las mejores supervivientes que el subgénero slasher nos ha dejado en los últimos años.

Por supuesto "Cold Prey" no estaba exenta de errores y defectos (y tampoco suponía la revolución dentro del slasher que, incomprensiblemente, algunos críticos norteamericanos quisieron ver). La mayoría de esos defectos se identificaban con los males endémicos que acompañan al subgénero desde, prácticamente, el mismo día en que vio la luz: su excesiva previsibilidad, su falta de originalidad, personajes planos, un guión repleto de trampas mil veces vistas... En definitiva, defectos que conocemos de sobras y que los acérrimos defensores del slasher nos esforzamos en obviar o pasar por alto para poder seguir disfrutando de uno de nuestros subgéneros favoritos.

Pese a todo, la balanza de "Cold Prey" acabó decantándose hacia el lado positivo, y la película se erigió, finalmente, como una experiencia disfrutable para todo aquel cuya paciencia y permisibilidad con el subgénero slasher y sus rígidos esquemas no estuvieran agotados.

Ahora nos llega "Cold Prey 2", cuya acción se sitúa a escasas horas de lo acontecido en "Cold Prey".
Jannicke, única superviviente del “asesino de la montaña”, es trasladada en estado de shock al hospital de un pueblo cercano. Tras prestar declaración ante el sheriff local, una partida de policias retorna al lugar de los hechos y rescata los cuerpos sin vida de sus amigos… y el del asesino. La pesadilla vuelve a empezar.

Probablemente todo aquel que conozca la saga de Halloween acaba de experimentar cierta sensación de déjà vú. Efectivamente, no tiene nada de innovador el planteamiento de la superviviente trasladada a un hospital para curar sus heridas, siendo nuevamente amenazada por la "inesperada" presencia del asesino al que todos daban por muerto.

"Halloween 2" (o "Sanguinario", como se la conoce en España), la excelente y reivindicable continuación del "Halloween" de John Carpenter, dirigida por Rick Rosenthal en 1981, contaba con un argumento –e incluso un desarrollo- muy parecido al de "Cold Prey 2" (un nuevo y sólido argumento para todos aquellos que quieran defenestrar el slasher noruego por su incapacidad de ofrecer nada que huela, lejanamente, a nuevo).

Por lo tanto está claro que la incipiente falta de originalidad de este"Cold Prey 2", puede suponer, para un gran número de aficionados, un escollo difícil de superar.
Para todos aquellos que lo logren, Mats Stenberg (director que sustituye a Roar Uthang, ahora en funciones de guionista) les tiene reservada una secuela o continuación de una impecable factura técnica y visual y, en muchos aspectos, claramente superior al original.

"Cold Prey 2" prescinde de la cansina historia de escarceos sexuales-amorosos entre jóvenes poco precavidos que sí lastraba los primeros treinta minutos de"Cold Prey". Prácticamente todos los personajes de "Cold Prey 2" (excepto un par de ellos que, rápidamente, se intuye cual será su final y en qué orden), gozan de una madurez poco habitual en este tipo de producciones.

La factura técnica y visual de "Cold Prey 2" sigue siendo impecable (nuevamente fabulosas, aunque más escasas, las panorámicas de las montañas noruegas).
El sentido del ritmo es excelente. Las cartas están sobre la mesa. Sabemos quién es la protagonista absoluta de la función –Jannicke- y quiénes, por lo tanto, no pasan de ser meras comparsas. Y esa es la razón por la que"Cold Prey 2" no necesita tomarse demasiado tiempo en presentar a los nuevos personajes. Lástima que una innecesaria y estéril investigación policial impida que la acción comience antes.

El "asesino de la montaña" sigue manteniendo el carisma que se labró en la primera parte, e incluso sabemos algún detalle más sobre sus orígenes (por cierto, el carácter casi sobrenatural de algunos de esos detalles sobre el origen del asesino, apestan, escandalosamente, a justificación barata para nuevas secuelas).

Las muertes, sin ser un prodigio de imaginación, cumplen perfectamente su cometido y gozan, además, de unas ajustadas dosis de suspense.

Ingrid Bolsø Berdal sigue estando magnífica dando vida a Janicke. Perdonad la insistencia. Ciertamente tengo debilidad tanto por la actriz cómo por el personaje. Pero es que no resulta nada habitual encontrarse con una guapa actriz protagonizando un slasher que logre sacar adelante su trabajo con la intensidad y la fuerza con las que lo consigue Ingrid Bolsø Berdal.

Por supuesto no es oro todo lo que reluce, y "Cold Prey 2" también tiene defectos que, al igual que su predecesora, debemos achacar a ciertos aspectos del guión. Por un lado una investigación policial de la que no obtenemos prácticamente ningún resultado. Por otro, un personaje –el del niño- del que podríamos prescindir sin que apenas notáramos su ausencia. Y, finalmente, ciertos clichés adyacentes al género que, por mucho que conozcamos o podamos prever, siguen siendo bastante molestos: escena onírica, el asesino que parece estar muerto pero que nadie se toma la molestia de comprobarlo….

En definitiva "Cold Prey 2" se presenta como un slasher de sabor clásico, con un espléndido acabado visual, con la intensidad, suspense y contundencia necesarias, con ciertas deficiencias en el guión, y que muy probablemente no decepcionará a todos aquellos a los que Cold Prey les pareció una propuesta interesante.
Para quienes consideren "Cold Prey" una innecesaria y prescindible vuelta de tuerca al slasher norteamericano, "Cold Prey 2" dudo que les otorgue argumentos para cambiar de opinión.

Cold Prey 2 ha logrados ser, en Noruega, el DVD de producción nacional con mayor cifra de ventas de la historia. Esto significa que no tardaremos demasiado en oír hablar de Cold Prey 3.

Lo mejor: que supere al original.

Lo peor: clichés en el guión muy propios del subgénero.

Lesbian Vampire Killers (5)

Siguen llegando imágenes de las Vampiras Lesbianas Asesinas

New pics lesbian vampire killers

No hay mucho más que añadir. Nos siguen llegando imágenes de las esperadísimas Vampiras Lesbianas y Asesinas. Al menos en esta ocasión nos ofrecen alguna instantánea de las vampiras (se agradece).
Si queréis más información sobre la película (argumento, trailer oficial, fechas de estreno, etc...) podéis consultar la información aparecida hasta el momento en Almas Oscuras.

Os dejo también una pequeña pieza de detrás de las cámaras con algunas secuencias en las que aprecen las vampiras.

Red Mist (Freakdog)

Estos se merecen todo lo malo que les ocurra

Red Mist

Ver ficha completa

  • Título original: Red Mist (FreakDog)
  • Nacionalidad: Irlanda / USA | Año: 2008
  • Director: Paddy Breathnach
  • Guión: Spence Wright
  • Intérpretes: Andrew Lee Potts, Arielle Kebbel, Sarah Carter
  • Argumento: Un grupo de estudiantes de medicina son los responsables del coma profundo del joven conserje del hospital. Una droga experimental permitirá a la víctima poseer el cuerpo de otras personas para cumplir su venganza.

15 |100

Estrellas: 1

Red Mist Freakdog

El diretor irlandés Paddy Breathnach irrumpió en el género de terror, allá por el año 2007, con la película "Shrooms" (Cabeza de muerte), cuya interesante y original premisa que mezclaba el típico slasher con el consumo indiscriminado de setas alucinógenas, desembocaba en un producto totalmente fallido y decepcionante.
Curiosamente "Shrooms" disfrutó de un fugaz estreno en las salas de cine españolas, logrando que un par de aficionados despistados se dejaran el dinero en taquilla.

Parece ser que el desencanto por "Shrooms" no afectó a Breathnach de la misma manera que a los pacientes espectadores que, con no pocos esfuerzos, conseguimos llegar hasta los créditos finales de la película. El director irlandés vuelve con "Red Mist" (también conocida como FreakDog… todavía sigo sin saber cual es su título definitivo) a la senda del terror, y más concretamente a la del slasher protagonizado por un puñado de jovenzuelos sobradamente preparados para ser víctimas de la carnicería que se les avecina.

El punto de partida es arriesgado. Un grupo de jóvenes estudiantes de medicina deciden hacer uso de su ilimitada estupidez para dejar en coma a un conserje retrasado que tiene en su poder pruebas que podrían incriminarles en un turbio asunto de consumo de drogas. No hace falta ser muy avezado para imaginar que el conserje no quedará muy satisfecho con su actual estado de coma profundo, y hará cualquier cosa para llevar a cabo su merecida venganza (pocas veces he estado más del bando del asesino que en esta película).
Por supuesto, el riesgo al que hacía referencia no se refiere a la historia de ajuste de cuentas que sustenta la trama (es fácil acordarse de títulos como "Sé lo que hiciste el último verano"), sino a la manera en que el conserje ejecuta el castigo (teniendo en cuenta que continua en coma profundo). Una droga experimental provoca que el cerebro del “perro freak” (freakdog) emita unas ondas desconocidas que le permiten poseer el cuerpo de otras personas y culminar, así, su revancha.
Por lo tanto tenemos en "Red Mist" una clásica historia de venganza aderezada con una trama de posesiones extracorpóreas que gozan de una justificación pseudo-científica. Por mi parte nada que reprocharle al guión en este aspecto (cosas más extrañas habremos visto para justificar una posesión).
El problema es que este planteamiento inverosímil (pero soportable), en manos de un director de la torpeza de Paddy Breathnach, no da para demasiadas alegrías.

El desarrollo de "Red Mist" es un auténtico desastre. El primer problema es la acumulación de personajes. Media docena de estudiantes de medicina se ven envueltos en un terrible asunto que acaba con el desdichado conserje postrado y entubado en la cama de un hospital. Pero, de pronto, todos estos estudiantes desaparecen de la trama, sin más, dejando sola a la insulsa Catherine (en una de las peores interpretaciones que he visto en mucho tiempo a cargo de Arielle Kebbell) al frente del barco, empeñada en hacernos entender que se siente terriblemente culpable por lo ocurrido (algo que, en realidad, tampoco nos importa demasiado).
El resto de personajes se limita, entonces, a aparecer y desaparecer de la historia con la única excusa de ser los siguientes en el listado de víctimas. No sabemos nada más de ellos hasta que les toca el turno de morir. Por supuesto, el hecho de que vayan desapareciendo uno a uno, nos trae absolutamente sin cuidado.

La historia transcurre de forma monótona, sin tensión. No hay una sola secuencia que posea el suspense necesario para perturbar al espectador.
Durante prácticamente una hora de metraje acabamos hartos de ver al conserje tumbado en su cama del hospital y a la aburrida Catherine (por Dios, que mal está Arielle Kebbel. Su nivel de expresividad está a la altura del de Odette Yustman en la reciente “La Semilla del Mal”) flagelándose por ese sentimiento de culpa que tanto le preocupa.
De vez en cuando, esa rutina se rompe por la muerte de algún personaje del que ni siquiera nos acordamos porque hace demasiado tiempo que no sabemos nada de él.

Y llegados a este punto, las muertes son aceptables. Eficaces. Y fácilmente olvidables.

Pero lo peor está todavía por llegar. Los últimos treinta minutos de Red Mist no hacen otra cosa que confirmarnos la existencia de un guión escandalosamente mal construido y con más agujeros que un campo de golf.
Determinados giros del guión (en especial el que acaba con la protagonista en ropa interior –sic-) son de una absurdidad desesperante, de esos que te dejan con la firme convicción de que te están tomando el pelo.
La acumulación de errores, inexactitudes, sinsentidos, hechos inexplicables en el guión (incluso se carga, en un momento dado, toda esa parafernalia pseudo-científica de las posesiones que había construido con tanto esmero) acaban por afianzar las sensaciones que ya teníamos desde un principio (desde el preciso instante en que un ridículo flashback intenta ofrecernos un perfil psicológico del FreakDog nada más iniciarse la película): Red Mist es una mala película.

Lo mejor: Alguna muerte...

Lo peor: El guión.