VOD

Cows

De Matthew Stokoe

Cows Sinopsis: Steven es un desperdicio de la sociedad, joven, desempleado y con una vida tan dura que traumatizaría al mismísimo Clive Barker. Steven vive con su su madre (en el libro no se especifica su nombre en ningún momento, sólo se hace referencia a ella como Mala Bestia) y tiene de vecina y pseudonovia-amiga a Lucy, una joven perturbada con tendencias suicidas obsesionada con las enfermedades y operaciones. La vida transcurre en la más absoluta degradación hasta que Steven consigue un trabajo en le matadero y su mundo cambia. Allí descubrirá el oscuro mundo de los matarifes veteranos y la trama secreta de las reses para hacerse con el control del matadero y alrededores, y sobre todo, para terminar con los asesinos de su especie.

Comentario: El mundo secreto de las vacas es una paranoia en la que las reses hablan (sí, hablan), se comunican con inteligencia con Steven, al que permiten el acceso, aunque sea humano, como uno más del grupo (ofreciéndole incluso una de sus hembras para su disfrute), un mundo en el que permanecerá totalmente integrado...
El argumento, a priori, puede parecer una total fantasía, pero os puedo asegurar que se convierte en el peor de los infiernos.

Vacas, vacas, vacas ¿alguien que haya leído "Vacas" puede dejar de reconocerlo como el libro más repugnante jamás escrito? Absolutamente NO.
Matthew Stokoe, gran provocador, escribió una aberrante historia de seres humanos crueles y animales organizados que superan en inteligencia a la caricatura de hombres que desfilan por las páginas del libro (¿guiño a Animal Farm?). Decir que "Vacas" es el libro más repugnante escrito nunca es quedarse corto. "Vacas" es una mezcal insana de escatología, maltrato, zoofilia, gore y salvajadas varias. Realmente hay que tener estómago para leerlo ,pero una vez que lo has hecho, por un acto de locura, comienzas a recomendarlo a todo el mundo que le gusta el género de terror y éstos a sus amigos (como hago yo ahora con vosostros) y todo se convierte en un círculo viciosos (y nunca mejor dicho).

Lo que está claro es que "Vacas" es un libro de culto para los fans de lo extremo, es una ventana abierta a la curiosidad para enfrentarnos a experiencias que probablemente nunca hubiéramos imaginado. Leer "Vacas" es como si te dieran una patada en la barriga y admitieras que en el fondo te gusta. Realmente después de leer sus 38 capítulos (cada cual más vomitivo y pesimista), la catarsis que experiementas no es, ni mucho menos, algo placentero, sino que el malo rollo se apodera de tí durante tiempo. Un ambiente tan malsano y tantas atrocidades juntas en un libro con menos de 200 páginas, se hace difícil de digerir, amigos. Aun así,como siempre, os animo a leerlo, ya que sé que el que lo haga comprenderá a la prefección de qué estoy hablando.

En el reverso de la edición inglesa de "Vacas" había un aviso que rezaba "contiene escenas de violencia y sexo explícitos", sin embargo algún crítico británico dijo que el aviso más exacto para el libro era "contiene un par de escenas sin violencia y sexo", ésto resume la actitud del autor a la perfección.
Para mi con "Vacas" ocurrió lo mismo que después de ver "Guinea Pig:Flowers of Flesh and Blood", que pensé ¿realmente me gusta ésto?. Pues la respuesta es que ya me he leido tres veces "Vacas"..., la película probablemente no la vuelva a ver nunca.

Teeth

Poned a salvo vuestros penes...

Teeth

Ver ficha completa

  • Título original: Teeth
  • Nacionalidad: USA | Año: 2007
  • Director: Mitchell Lichtenstein
  • Guión: Mitchell Lichtenstein
  • Intérpretes: Jess Weixler, John Hensley
  • Argumento: Dawn, una adolescente que aboga por la castidad antes de llegar al matrimonio, verá cómo su vida cambia al descubrir el poder devorador de su vagina repleta de dientes.

65 |100

Estrellas: 4

Posters Teeth

Os propongo un juego de observación. Justo encima tenéis reproducidos tres posters que hacen referencia a la película "Teeth". El primero por la izquierda es un sensacional trabajo (sin duda el mejor de los tres) que finalmente fue censurado en los USA. El segundo bien podría transmitirnos la idea de que estamos ante una desenfrenada comedia juvenil con abundantes escenas de sexo ingenuo y festivo (al estilo de cualquier estúpida secuela de American Pie) y, finalmente, el tercer póster nos remite a una película más cercana al género de terror adolescente.

Ciertamente es complicado ubicar "Teeth" dentro de un género concreto (aunque personalmente creo que tampoco hay una necesidad perentoria de hacerlo…), razón por la que, posiblemente, una buena parte de su público no habrá podido evitar cierto desconcierto a la hora de asimilar lo que se les venía encima. Sobre todo aquellos que esperaban de Teeth una típica comedia juvenil alocada , zafia, gruesa y desvergonzada.

A mi me gustaría definirla como una sutil y moralmente confusa comedia juvenil de horror fálico. Intentaré explicarlo (hay que ver de qué manera me gusta complicarme la vida).

Mitchell Lichtenstein, director y guionista de "Teeth", nos presenta la historia de Dawn, una joven de fuertes convicciones católicas que le llevan a ser portavoz de una siniestra (y esta es una apreciación personal) campaña de abstinencia sexual por los colegios de la zona, y que descubre, tras su fallida primera experiencia con el sexo opuesto, el terrible secreto que guarda en el interior de su propio cuerpo.

Sin duda, el punto de partida es de esos que por su originalidad y el morbo que despierta, es capaz de despertar la curiosidad de un amplísimo abanico de potenciales espectadores. Y cuidado, cuando afirmo que Teeth es una apuesta original no estoy diciendo que sea innovadora. Pero creo que nombrar un par de títulos asiáticos semidesconocidos que tengan de protagonista a una chica con problemas similares a los de Dawn, es un ejercicio de innecesaria autocomplacencia que, seguramente, no tendrá ningún interés para todos aquellos que decidan acercarse a la película.

Lo que sorprende en un primer instante es el tratamiento reposado, tranquilo, contemplativo o, porqué no decirlo, lento (aunque acertado, en mi opinión), que Lichtenstein le otorga a la primera mitad de la película, en la que la presentación del personaje principal –la encantadora y angelical Dawn- y de todo el entorno de estricto conservadurismo que le rodea, supone una evidente crítica al puritanismo, al excesivo fervor religioso, y a la doble moral que siempre han caracterizado a la sociedad norteamericana en cuestiones de sexo.

Teeth no busca en ningún momento la carcajada sonora (aunque a un servidor le arrancara alguna que otra), sino que apuesta por lograr una sonrisa cómplice del espectador a medida que este vaya desgranando, poco a poco y sin demasiados sobresaltos –por el momento-, el contenido de denuncia social y el discurso moral algo equívoco que esconden sus imágenes.

Es una comedia en la que hay que prestar mucha atención a los detalles (y a esto me refería cuando hablaba de sutileza). Algunos de los diálogos que contiene la película son una auténtica delicia (ver en este sentido la clase sobre serpientes de cascabel), y detalles como el de las calles repletas de vallas publicitarias alusivas al sexo, o esos maravillosos eslogans que adornan las camisetas de la protagonista –y de sus amigos-, van calando y configurando, sin prisas, una inteligente y sarcástica propuesta menos blanca y más punzante de lo que, a priori, podríamos pensar.

También he afirmado que resulta “moralmente confusa”. Y así es. Lo que en principio parece un claro ataque frontal al puritanismo y a la represión sexual, finalmente deriva en una especie de defensa encubierta del amor sincero, puro y honesto cuando se da a entender que estos sentimientos son los únicos que pueden hacer frente y resistir, con ciertas garantías, a los envites del cruel asesino que habita en el interior de Dawn.
Por no hablar de la situación en que deja a la gran mayoría de ejemplares masculinos que hacen acto de presencia en la película (a excepción del padre). Todo espécimen masculino es susceptible de ser una auténtico cabronazo, violador, obsceno e indecente, cuya única finalidad es la de agredir con su pene a la casta e inocente Dawn. Se acabaron las sutilezas...
El castigo que les espera a todos ellos es ejemplar.

Y con el término "castigo" en mente, enlazo con la última parte de la definición de "Teeth": una película de "horror fálico". Es el momento de olvidarse de todos esos discursos morales y críticas encubiertas a las que hacía referencia (prescindiendo de todos ellos, la propuesta sigue siendo plenamente disfrutable), y prepararse para disfrutar de las sangrientas y dolorosas salvajadas cometidas por una Dawn convertida en la más dulce y vengativa de las castradoras, y dispuesta a poner en su sitio a todo ejemplar masculino que se le ponga por delante.

Llegados a este punto, Lichtenstein se destapa con una serie de escenas de lo más explícitas y bizarras, salpicadas con generosas dosis de gore (aunque sin exagerar), y que logran, con creces, su principal objetivo: que la totalidad del género masculino cierre sus piernas y emita un casi inaudible gemido (y no precisamente un gemido de placer. Especial atención la terrible y divertida escena protagonizada por un ginecólogo que, sin duda, tuvo mejores días en su consulta).

Cuando Dawn deja salir su ira, la cosa se pone realmente fea y dolorosa para todos aquellos que, en alguna ocasión, nos hemos sentido orgullosos de nuestro pene.

"Teeth" posiblemente sufra los problemas propios de un proyecto al que es muy complicado ubicar en un género específico. No es ni la típica comedia adolescente de horror, ni tampoco la orgía gore que quizás muchos esperaban.
En su lugar tenemos una película repleta de ironía, crítica, sexy (gracias al buen trabajo de la actriz protagonista), algo confusa en sus planteamientos de fondo, salvaje y sangrienta en la justa medida, y deliciosamente divertida. Una pequeña joya independiente a descubrir.

teeth

Lo mejor: Poder disfrutar, sin complejos, tanto de su carga crítica como de las diversas escenas de castración.

Lo peor: Ciertas deficiencias en el ritmo y en el guión, sobre todo en la primera mitad de la película.

Viernes 13 (2009)

El esperado regreso de Jason Voorhees

Viernes 13

Ver ficha completa

  • Título original: Friday the 13th
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Marcus Nispel
  • Guión: Damian Shannon, Mark Swift
  • Intérpretes: Jared Padalecki, Danielle Panabaker, Amanda Righetti
  • Argumento: Buscando a su hermana desaparecida, Clay se dirige a Crystal Lake. Allí conoce a un grupo de jóvenes dispuestos a pasar un excitante fin de semana. Nadie sospecha que el mítico Jason Voorhees es un tipo poco hospitalario dispuesto a consumar su venganza.

60 |100

Estrellas: 3

Viernes 13

Debo confesar que nunca me gustó el remake que Marcus Nispel hizo en 2003 de "La Matanza de Texas". Me pareció un virtuoso pero vacío ejercicio de estilo que traicionaba el espíritu salvaje, perturbador y transgresor del original de Tobe Hooper. Incluso me atrevería a decir (y llegados a este punto os rogaría que reprimierais cualquier impulso de acordaros de alguno de mis familiares más cercanos) que los primeros veinte minutos de la precuela dirigida por Jonathan Liebesman ("La Matanza de Texas: el orígen") en 2006, eran superiores al trabajo realizado por Nispel.

Con semejante panorama me dirigí el pasado viernes 13 de Febrero, cargando sobre mis espaldas toneladas de prejuicios, al estreno de la nueva secuela (sí, sí... secuela) de "Viernes 13", dirigida, nuevamente, por el director alemán.

Tras 97 minutos de película en los que nunca me sentí tentado de mirar el reloj (una muy buena señal), estoy en disposición de afirmar que todas mis reticencias iniciales eran erróneas. Marcus Nispel ha construido un slasher sólido, rocoso, de corte clásico, y que se beneficia de la excelencia visual y estética que el director alemán ya demostró en sus anteriores trabajos.

Nispel ha desmostrado ser, ante todo, un tipo inteligente. Su "Viernes 13 (2009)" no olvida ninguno de los ingredientes que definieron e hicieron grande a una saga que cuenta con más de 20 años de historia: muertes, sangre, sexo, desnudos, drogas, jóvenes víctimas cuyas reacciones desafían toda lógica e instinto de supervivencia, y un icónico Jason Voorhees que retorna más ágil, rápido y amenazador de lo que nos tenía acostumbrado.

Pero que nadie se lleve a engaño sobre la verdadera naturaleza del trabajo llevado a cabo por Nispel. "Viernes 13 (2009)" no es un remake. Un par de escenas que rememoran momentos de las tres primeras películas de la saga no justifican su condición de remake.
"Viernes 13 (2009)" no es más (ni menos) que una nueva secuela que se añade a las nueve anteriores con las que cuenta la película original de Cunningham (sin contar aquel delirante cross-over que le enfrentaba a otro mito de la talla de Freddy Krueger). Si alguien acude al cine esperando de este "Viernes 13 (2009)" algún atisbo de originalidad que vaya más allá de los esquemas rígidos que ha establecido la serie a lo largo de tantos años, saldrá terriblemente decepcionado. Añadir algo que huela remotamente a innovación en un género tan explotado y degradado como es el slasher, y en una de las series que pasa por ser la más longeva de la historia del cine de terror, se me antoja una empresa poco menos que imposible.

Pero, ¿es realmente un dato relevante que no estemos ante un auténtico remake y sí ante una nueva secuela que añadir a la larga lista? En absoluto. "Viernes 13 (2009)" acaba ofreciéndonos una de las mejores secuelas de la serie, con un empaque visual muy superior a todo lo que habíamos visto a hasta la fecha, una excelente ambientación (impresiona conocer el lugar en el que Jason Voorhees tiene instalado su campamento base), unos personajes dotados de cierto sentido del humor; y que no pierde de vista, en ningún momento, el verdadero y único objetivo que sustentaba al conjunto de la saga: entretener, divertir y aterrorizar, haciéndonos partícipes de las andanzas de uno de los asesinos más carismáticos de la historia del cine de terror y ofreciéndonos una sucesión de violentas, sangrientas y salvajes muertes (aunque, en este punto echo en falta una mayor imaginación e incluso algo más de intensidad en el diseño de las muertes. Hay muertes en el conjunto de la saga mucho más brutales y originales que las que vemos en la película de Marcus Nispel).

"Viernes 13 (2009)" no ofrece nada nuevo. No puedo ni tan siquiera considerarla un punto de inflexión en la serie. Tampoco entrará a formar parte con letras mayúsculas y doradas en la historia del género. Ni siquiera me atrevería a considerarla una gran película, pero ¿alguien es capaz de señalarme alguna entrega de la serie Viernes 13 que pueda realmente ser considerada como una gran película?.
El material de partida es el que es. No hay más. Y con ese (escaso) material de partida, Marcus Nispel ha logrado fabricar un slasher disfrutable y entretenido de principio a fin, que no traiciona el espíritu de la saga, y que posiblemente deje satisfechos a los fieles seguidores de la misma (entre los cuáles me encuentro).

Sólo se me plantea una duda (y a la vez una curiosidad). ¿Qué opinarán de este nuevo Viernes 13 esa nueva y joven generación de aficionados al cine de terror que han crecido viendo Saw, Hostel y los múltiples remakes norteamericanos de películas asiáticas, y que nunca han sentido la curiosidad o necesidad de acercarse a las películas de la saga original? Posiblemente carezcan de ese punto de nostalgia del que disfrutamos generaciones anteriores que crecimos con las matanzas de Crystal Lake, y siento mucha curiosidad por conocer el impacto que este nuevo Jason Voorhees pueda provocar sobre ellos.

Viernes 13

Lo mejor: su fuerza visual, la ambientación, un Jason aterrador y que acabe ofreciéndonos una de las mejores entregas de la serie.

Lo peor: algunas de las muertes son poco imaginativas y les falta garra.

The Descent 2

Ya está disponible el trailer de The Descent 2

Descent 2

Ya está disponible el teaser trailer de " The Descent 2", la esperada secuela de ese clásico instantáneo que fue "The Descent", dirigido por Neil Marshall en 2005.

El argumento de "The Descent 2" retoma lo ocurrido en la primera parte y nos muestra a una Shauna herida, empapada en sangre y en estado de shock, deambulando desesperada en busca de ayuda. Incapaz de hablar y mentalmente inestable, el Sheriff de la localidad obliga a Sara a retornar a la cueva acompañando a una nueva expedición que intentará esclarecer los hechos ocurridos en el interior de la misma.

Os dejo algunas fotografías (que nos descubren la nueva apariencia de los monstruos), y el trailer.

Dire Wolf

Fred Olen Ray regresa a la senda de la explotación

Dire Wolf

El estreno del "Wolf Man", protagonizado por Benicio del Toro, está cerca; y los primeros subproductos de explotación que intentarán aprovechar el tirón de la temática licántropa, le van a la zaga.

Y uno de los primeros en apuntarse al carro es el inefable y entrañable Fred Olen Ray, un artesano de la serie Z más sinvergüenzona que ha dedicado los últimos años de su carrera como director a parir una inacable lista de películas de bajísimo presupuesto que incluían el término bikini en su título: "Bikini Girls from the Lost Planet", "Bikini Chain Gang", "Bikini a Go Go", etc...; aunque quizás os suene más por su mítica "Hollywood Chainsaw Hookers", una alocada serie Z que disfrutaba del mayor elenco de scream-queens de los años 80 con sus sierras mecánicas en ristre.

El argumentos es escueto: unos científicos intentan recrear genéticamente una prehistórica bestia con aspecto de hombre lobo cruzando su ADN con células madre humanas. El resultado en un horrible híbrido entre lobo y humano que sembrará el pánico en la pequeña localidad de Santa Mira Springs.

Viniendo de Mr. Olen Ray y visto el trailer, la cosa promete una sangrienta, divertida y desacomplejada muestra de serie Z con la que pasar un buen rato en compañía de los amigos. No hay fecha de estreno.

The Steam Experiment

Chicas sexys y viejas glorias metidos en la sauna

The Steam Experiment

El profesor Raymond Fowler escapa del centro de salud mental en el que está recluido decidido a probar sus teorías sobre los efectos devastadores del calentamiento global en el comportamiento de las personas. Tras infiltrarse en una empresa de servicios de citas, logrará secuestrar y encerrar a seis personas y someterlas al "Steam Experiment" (o "experimento del vapor").
Según las teorías del profesor Fowler, la presíon por el encierro y el calor a la que se verán sometidas las víctimas de la habitación del vapor, les devolverá a su primitivo estado de supervivencia y a una lucha feroz de todos contra todos que supondrá su destrucción.

Este es, a grandes rasgos, el extenso argumento facilitado por los responsables de "The Steam Experiment", un thriller dirigido por Philippe Martinez en el que desfilan rostros conocidos cómo los de Val Kilmer, Armand Assante, o el siempre estupendo Eric Roberts.

Un gran hermano en el interior de una sauna que promete alta dosis de sensualidad con la presencia de, entre otras, la estupenda Eve Mauro, una de las protagonistas de Wicked Lake a la que, desde Almas Oscuras, señalé cómo una de las presencias femeninas más interesantes del pasado año dentro del género.

Todavía no hay fecha de estreno (supongo que el proyecto está destinado al mercado DVD) y tampoco está disponible el trailer.

Feast 4 ???

Pues eso parece...

Feast 4 Según el portal Bloody Disgusting.com, en una entrevista concedida en exclusiva por John Gulager, director de las tres películas que conforman la saga, este dejaba las puertas abiertas a una posible cuarta parte de Feast. Parece ser que todo dependerá de cómo funcionen las ventas de la tercera parte en el mercado DVD USA.

Por lo visto, las mismas fuentes de Bloody Disgusting han podido averiguar que, en realidad, el guión para una cuarta parte ya está listo y corre a cargo de los mismos escritores de las películas anteriores: Patrick Melton y Marcus Dunstan.
Sin duda buenas noticias para los seguidores de la saga... quizás acabemos viendo a Honey Pie de nuevo en acción (de estos te puedes esperar cualquier cosa...).

Feast 3 The Happy Finish

¿Tenemos un final feliz para la saga Feast?

Feast 3 The Happy Finish

Ver ficha completa

  • Título original: Feast 3 The Happy Finish
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: John Gulager
  • Guión: Marcus Dunstan y Patrick Melton
  • Intérpretes: Craig Henningsen, Hanna Putnam, Jenny Wade
  • Argumento: Los supervivientes de Feast 2, con la ayuda de un misterioso profeta que parece controlar la voluntad de los monstruos y un experto karateka llamado Jean Claude Seagal, intentarán escapar hacia la gran ciudad.

40 |100

Estrellas: 2

Feast 3 The Happy Finish

John Gulager me tuvo desconcertado durante un tiempo. En Feast 2: Sloopy Seconds llegué a creer que, sencillamente, había dado un paso en falso. Le atribuí la responsabilidad de haberse desconectado de la trama principal de la historia (magníficamente planteada en la genial Feast: Atrapados) en favor de una sucesión de escenas extremas que no tenían un hilo conductor demasiado claro y que no tenía ni idea de hasta dónde me llevarían. Finalmente no me llevaron a ningún sitio, y lo único con lo que pude quedarme de Feast 2 fue, precisamente, con el vigoroso divertimento de esas mismas escenas inconexas e incluso ilógicas, pero plagadas de sangre, tripas, y humor negro que salpicaban, sin ningún remordimiento por parte de Gulager, toda la película.

Pude perdonar los pecados veniales de Feast 2 (gracias a que, en definitiva, logré pasar un buen rato con sus salvajadas) a la espera de que "Feast 3 The Happy Finish" profundizara algo más en la historia de los monstruos que acosaron primero la Beer Trap Tavern, para después sembrar el pánico en las calles de Smalltown.

Pero de nuevo (y ya van…) me equivocaba. Lo de "Feast 2: Sloopy Seconds" no tiene absolutamente nada que ver con un paso en falso por parte de Gulager. No se trata de que sacrificase la historia en favor de situaciones más o menos extremas; lo que sucede, en realidad, es que tras Feast, la saga, no hay historia alguna. Y "Feast 3 The Happy Finish" es la confirmación definitiva de que todos los que esperábamos de la saga una cierta continuidad argumental y una cierta lógica en todo lo que estaba a punto de suceder, cometíamos un terrible error.

"Feast 3 The Happy Finish" multiplica todos los aciertos/desaciertos de su predecesora: más muertes, más monstruos, más sangre, más vísceras, más escatología, más personajes estrafalarios,… más de todo. Gulager lo tiene muy claro y sabe que la saga no es más que una montaña rusa que siempre va hacia arriba y a toda velocidad.

¿La historia? ¿el argumento? ¿la racionalidad? No existen. No las busquéis en Feast 3. Gulager vuelve a deleitarnos/aburrirnos con un tour de force atiborrado de momentos repugnantes, excesos gore, efluvios varios, humor cafre, y situaciones exageradamente extremas que desafían cualquier atisbo de razón.

Las novedades de "Feast 3 The Happy Finish" son escasas. Desde el punto de vista argumental prácticamente no existen. De nuevo retomamos a los protagonistas de "Feast 2" (los que lograron mantenerse en pie) en su continua lucha por sobrevivir a las constantes envestidas de los monstruos. En teoría, el objetivo final de todos ellos es lograr escapar del pueblo y dirigirse a la gran ciudad (que, por supuesto, seguimos sin tener ni idea de qué ciudad se trata); pero en realidad, su única meta en la película es la de sucumbir de la forma más desagradable, infecta, sangrienta e inverosímil a los ataques de las bestias.

Un par de personajes nuevos: un estúpido predicador que cree tener el poder de dominar la voluntad de los monstruos, y un marine experto en artes marciales llamado Jean-Claude Seagal –sic- que tiene en su haber algunas de las escenas más divertidas de la película.
Ninguno de los dos añade nada nuevo a la trama. Sencillamente entran a formar parte de la extravagante galería de personajes que deambulan por las calles de SmallTown empeñados en ingresar en la escala alimenticia de los monstruos.

También tenemos a un grupo de criaturas-zombie infectadas por la mordedura de los monstruos y deseosos de probar carne humana fresca; e incluso un nuevo héroe con un destino final ciertamente gracioso (aunque ya hubiéramos visto algo parecido en Feast.).

¿Y de los monstruos? ¿del origen de la amenaza? Pues prácticamente nada.

Poco más se puede añadir de "Feast 3 The Happy Finish". Me quedo con lo único que ofrece: una serie de escenas que logran ser divertidas (unas más que otras) por su exceso y exageración.
Por cierto, exceso por exceso, prefiero los de "Feast 2". Esta última entrega tiene el inconveniente de que gran parte de la acción sucede en el interior de unas cloacas y totalmente a oscuras, por lo que, en ocasiones, uno debe esforzarse para saber qué demonios está ocurriendo en pantalla. Por el contrario, en "Feast 2" todas las escenas de acción ocurrían a plena luz del día, algo que se agradece.
Fuera de estas escenas (entres las que destacan el destino final de Honey Pie y el del vendedor de coches)… el vacío más absoluto.

La prueba concluyente de que el director John Gulager no se toma nada en serio es el absurdo y surrealista final de la película (y, por extensión, de la saga). Y no me refiero al divertidísimo mariachi con tupé a lo Elvis Presley –genial-, sino a la forma en que muere la última de las víctimas de la película (en cuanto la veáis sabréis de qué os hablo…).

A modo de conclusión deciros que esperaba algo más de la saga. Quizá fui un ingenuo y me dejé llevar por las excelentes sensaciones que tuve con "Feast: Atrapados", la película que dio origen a la trilogía. Esperaba una historia de monstruos repleta de gore y humor negro, pero con cierta lógica y sensatez en su desarrollo, conceptos estos últimos inéditos en Feast 2 y Feast 3.

Con todo, "Feast 3 The Happy Finish" sigue siendo una propuesta radical que en absoluto defraudará a todos aquellos que disfrutaron de "Feast 2", pero que odiarán todos aquellos que no soportaron la segunda entrega. Yo me quedo en tierra de nadie. Disfruté –aunque menos que en las entregas anteriores- de algunas de las salvajadas de "Feast 3 The Happy Finish", pero acabé desesperado por no encontrar en la película nada nuevo que no hubiera visto ya en "Feast 2".

Al final resulta que el auténtico lastre de la saga es “Feast: Atrapados”, la extraordinaria película con la que se inició y que elevó demasiado unas espectativas que, finalmente, no se han visto cumplidas.

Lo mejor: el destino de algunos de los protagonistas: Honey Pie, el vendedor de coches, Jean-Claude Seagal…

Lo peor: es lo mismo que Feast 2. No hay nada nuevo.

Feast 3 The Happy Finish

¿Dónde conseguirla?
Feast 3. The Happy Finish. DVD-Rip. Formato rmvb