Has filtrado por autor: Tito Jesús

The Bay

Anisakis mutantes

The Bay

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Bay

El found footage o cine de cintas encontradas parece que se ha instalado para quedarse, cada vez abarca más géneros y la cantidad de títulos crece a cada día. Entre sus virtudes destaca la verosimilitud de las situaciones y el abaratamiento de los costes de producción. Entre sus defectos, la abundancia de momentos muertos, el uso mareante de la cámara y guiones demasiado superficiales con conclusiones generalmente abruptas. No es de extrañar, dadas sus características, que sea el vehículo elegido por directores noveles y productoras pequeñas… lo que ya no es frecuente es que un director consagrado, como es Barry Levinson, se anime por ese método para contar una historia. Por eso, desde que supe del proyecto, andé intrigado por ver cuánto partido había sacado al género y si había logrado aportar aspectos nuevos a esa forma de rodar.

En 2009, la pequeña comunidad de Chesapeake sufrió en sus carnes una extraña infección; una suerte de parásito en el agua se instaló en el interior de sus habitantes y desde allí comenzó a devorarlos por dentro. El gobierno trató de silenciar el asunto confiscando todo el materia posible. Una joven periodista, que vivió de cerca los acontecimientos saca, en un documental, la verdad a la luz; De su mano indagaremos sobre los acontecimientos de ese 4 de julio, el origen de la plaga y el destino de algunos de sus protagonistas.

Lo mejor: Buenos efectos y buena sensación de realidad. Además de terror hay un trasfondo en la historia.

Lo peor: Algunas concesiones del guión un tanto gratuitas.


God Bless America

Mancillando la moral americana

God Bless America

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

God Bless America

Frank no soporta el mundo en el que vive. Le asquea la televisión y sus mensajes, la alienación de su entorno, lo burdo y superficial de la moral actual, la hipocresía, la envidia, la fama fácil, la burla, el abuso, su ex mujer, el capitalismo, la falta de cultura, el pusilánime novio de su ex mujer, la comercialización del dolor, de la vergüenza, la humillación, el materialismo de su hija, sus compañeros de trabajo, la ultraderecha, los defensores de la patria, los antisemitas, los realitys, el pop comercial… Frank no soporta el mundo en el que vive… Para colmo ha perdido su empleo, se ha llevado un desengaño amoroso y, lo peor de todo, acaban de diagnosticarle cáncer en su cerebro, un tumor no operable y fulminante. Es mucho más de lo que alguien puede soportar en un día y, antes de seguir sufriendo, decide meterse un arma en la boca y terminar de una vez con todo. Pero ya que va a morir es mejor hacerlo dejando un mundo mejor. Así que, con su arma, decide repartir un poco de justicia. No tardará en encontrar una joven con sus mismas inquietudes y, juntos, recorrerán América enderezando todo aquello que esté torcido.

Es frecuente encontrar en el cine norteamericano historias que hablen de personajes inadaptados y al límite, pequeñas ollas a presión que explotan con funestas consecuencias. Lo curioso es lo fácil que se hace empatizar con ellos, meterse en su piel y aplaudir sus acciones pese a lo reprobable de las mismas. Es en ese momento cuando nos paramos a reflexionar y nos damos cuenta de lo profundo que estamos rodando dentro de una maquinaria que cada vez aprieta más y satisface menos. También descubrimos la banalidad de una sociedad que insiste en mirarse a sí misma y que, por lo general, carece de cualquier sentido de autocrítica. Y, lo que es peor, carece de cualquier sentido de autoestima. Descubrimos al monstruo a través de los ojos del monstruo y nos damos cuenta que con un poco de mala suerte podríamos llegar a ser estas personas.

Lo mejor: Tan actual e inteligente que no se puede dejar pasar. Engancha de principio a fin.

Lo peor: Tiene un final necesario pero que traiciona en parte (pero sólo en parte) la filosofía de la cinta. Si no eres de su tendencia política te sentirás insultado (aunque esto no es necesariamente malo).


The Haunting

Fantasmas internos y externos

The Haunting

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4.5/5

The Haunting

Una vieja casa, de ésas que algunos dicen que están encantadas. Como un país no descubierto que espera ser explorado. La casa de la colina tiene 90 años y podría sumar otros 90. El silencio pesa sobre sus maderas y sus piedras y quien ande en su interior… anda solo.

Ésta es la inquietante presentación, los primeros segundos, de una de las joyas del cine de terror de todos los tiempos. Un cuento de casa encantada que, sin recurrir a efectos especiales ni pirotecnia facilona lograba, y aún lo hace, mantener una atmosfera inquietante y tensión narrativa singulares. Una digna traducción al celuloide de la novela de Shirley Jackson, considerada por muchos como la mejor novela de fantasmas del pasado siglo. Publicada por primera vez en 1959, “The haunting of hill house” era un cuento sobrenatural que utilizaba un lenguaje directo y mezclaba la parapsicología con lo banal y superficial de manera simple; creando una atmosfera desenfadada que se veía rota, de a poco en el principio y de forma constante al final, por escalofríos.

Al igual que hiciera Henry James en Otra vuelta de tuerca (cuya versión “The innocents” espero reseñar en breve), la historia puede interpretarse desde dos ángulos: el sobrenatural, si damos por hecho que existen fantasmas, o el psicológico, si consideramos todo fruto de la sugestión de sus personajes. En cualquier caso aquí lo sobrenatural será mucho más tangible que en el texto de James.

Lo mejor: A pesar de los años sigue logrando atrapar. La primera noche de los protagonistas es aterradora.

Lo peor: El personaje de Luke llega a ser molesto en ocasiones. Que hicieran un Remake.


In their skin (Replicas)

Lo mismo de siempre...

In their skin (Replicas)

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

In their skin (Replicas)

Resulta curioso que el título original de este film fuese Replicas pues en realidad toda la cinta es una sucesión de paisajes conocidos de otros films tan bien hilvanados como carentes, prácticamente, de cualquier atisbo originalidad. Para muestra nada mejor que la sinopsis:

Tras un terrible suceso Mary (Selma Blair), Mark (Joshua Close) y su hijo van a la deriva emocional. La familia se deshace con una aspirina en un vaso de agua y lucha por recuperar la cohesión y conexión entre sus miembros; Para ello, deciden pasar un tiempo lejos de todo en una finca familiar. Pero su apacible estancia se verá alterada por la presencia de otra pareja que, junto con su hijo, se introducen en su espacio en una visita cordial que, poco a poco, se irá tornando más amenazante. Los anfitriones se ven escrutados e incomodados por esta nueva familia que parece estudiarlos como quien analiza una prenda con la que quiera vestirse. La violencia no tardará en dar la cara…

Varios y grandes títulos orbitan sobre las premisas y la factura de estas Replicas. El más evidente es Funny games pero también rezuma esencias de Perros de paja, De mujer blanca soltera busca… e incluso de Anticristo, todos ellos títulos interesantes y que pivotan sobre la invasión del espacio íntimo, del ataque no sólo físico sino también de los pilares que sustentan la personalidad sus protagonistas y las bases de la vida en pareja. Así, los invitados Bobby (James D’Arcy), Jane (Rachel Miner) y su hijo Tobby, son un grupo de sicópatas en busca de una identidad en la que habitar y están seguros de haber encontrado a los elementos perfectos que sustituir. Pero, en su análisis, saldrán a la luz todas las miserias e inseguridades de ambas partes, en un relato agrio y dramático que sirve de vehículo de lucimiento de los actores, especialmente los personajes femeninos.

Lo mejor: Buenas actuaciones en general. Rachel Miner es realmente inquietante y destaca.

Lo peor: Mucho esfuerzo en dibujar la familia, pero poco en zarandear su estructura. Es tan predecible que resulta aburrida.


The Booth at the End

Puedes tener lo que quieras si lo deseas realmente...

The Booth at the End

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Booth at the End

En una típica cafetería americana de carretera o del extrarradio de una ciudad, en el reservado del fondo, se encuentra un misterioso personaje. Un tipo de unos 50 años, delgado, de ojos claros y barba de dos días… podría ser cualquiera pero es alguien único, pues tiene el poder de otorgarte aquello que más deseas. A cambio sólo tienes que hacer lo que él te pida. Y si lo logras, si cumples su encargo, entonces obtendrás tu premio… así que pide lo que quieras… ¡Ah! Y no olvides formular bien tu petición para que no se vuelva contra ti.

A finales del siglo XIX, cuando la literatura fantástica estaba en su apogeo, se popularizó un tipo de relato sobrenatural basado en pactos o pruebas con el demonio. Eran cuentos aleccionadores en los que un personaje apostaba su alma inmortal a cambio de riquezas o de que el demonio realizara una serie de desafíos a cual más rocambolesco. El diablo siempre parecía encontrar la forma de salirse con la suya y con ello llevarse el alma del incauto de turno. Uno de los más populares fue el relato de R. L. Stevenson “El diablo de la botella” donde un ser atrapado en una frasca podía otorgarte todas la riquezas materiales, pero si fallecías en posesión de la misma tu alma le pertenecería; la única condición de pasar la botella a otra persona era venderla por un precio inferior al que se compró. Otro popular relato, “La pata de mono” de William Wymark Jacobs, nos presentaba un talismán capaz de conceder a su propietario tres deseos que tras formularlos resultaban ser tres maldiciones para sus beneficiarios.

Lo mejor: Es original. Se ve rápido y eso la hace más disfrutable.

Lo peor: Aunque es muy misteriosa y tiene mucho suspense, al final opta por el drama.


Undocumented

Cuando Saw encontró a Ken Loach

Undocumented

Ver ficha completa

  • Título original: Undocumented
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Chris Peckover
  • Guión: Chris Peckover
  • Intérpretes: Scott Mechlowicz, Alona Tal, Yancey Arias
  • Argumento: Un grupo de cineastas se encuentra en la frontera de México con el estado de Texas filmando un documental sobre la dura realidad de los sin papeles que, todos los días, tratan de cruzar a Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Undocumented

Aunque no me considero para nada un mojigato o un puritano, tengo que reconocer que no suelen agradarme las cintas de violencia extrema. Por lo general me parecen películas gratuitas, emociones fáciles e hipócritas. Cintas que muchas veces se escudan en mensajes aleccionadores para entregarnos una buena dosis de truculencia y, por el camino, alimentar el lado más morboso y oscuro de sus espectadores. Éstos son, en muchos casos, igual de hipócritas ante la pantalla. Así, cuando la violencia no se viste de género y se muestra exclusivamente como único elemento de diversión, entonces me acerco a ese título con mucho cuidado… y si además pretenden disfrazar el espectáculo como una reflexión social suelo despotricar, como mucho me temo, voy a hacer en esta reseña…

Un grupo de cineastas se encuentra en la frontera de México con el estado de Texas filmando un documental sobre la dura realidad de los sin papeles que, todos los días, tratan de cruzar a Estados Unidos en busca de un futuro mejor. En su afán de rodar todas las vicisitudes y circunstancias de semejante aventura se embarcan junto a 24 inmigrantes en un viaje fronterizo. Pero la experiencia resulta ser incluso más intensa de lo que esperaban puesto que todos ellos, cineastas, mujeres, niños y hombres terminan siendo secuestrados por un grupo de ultraderechistas americanos. Encerrados en una antigua fábrica el líder de la banda les ofrecerá conservar la vida si filman y documentan los aleccionadores castigos a los que van a someter a sus prisioneros.

Lo mejor: La tensión de algunas escenas es brillante. Afortunadamente es una película.

Lo peor: Odio la hipocresía de mostrar una violencia desmesurada pero no atreverse a mostrar un sólo pecho.